Ir al contenido principal

Bibliotecas como redes sociales

He estado comparando los contenidos de estos tres documentos, Todos podemos ser una red social de Juan Varela, Tendencias en documentación digital de Jesús Tramullas, y Friending Libraries: Why libraries can become nodes in people’s social networks de Lee Rainie, Director de Pew Internet & American Life Project, y encuentro grandes coincidencias en sus previsiones de futuro hasta el punto de que los términos documentalistas y periodistas pueden ser perfectamente intercambiables en algunos momentos.

Dice Juan Varela que en la economía de la abundancia lo más escaso es la atención y lo más valioso sigue siendo el consejo de un amigo, de una persona con los mismos intereses en la que confiar. Con la explosión de los contenidos y la información que tanto abruma, las redes sociales han llegado para aportar el lado humano tras tantos contenidos generados en gran parte por la web 2.0.

En este contexto, el papel de las bibliotecas en las redes sociales del futuro se pronostica bastante brillante ya que las personas en estos espacios comparten sus ideas, aprenden y resuelven sus problemas, se vuelven autosuficientes pero también buscan un respaldo social. En opinión de Lee Rainie, las bibliotecas pueden actuar como nodos en estas redes sociales, no solo participando en ellas sino construyendo la suya propia si su reputación como biblioteca, como bibliotecario lo vale y es capaz de llamar la atención. Se trata de crear una comunidad y ser su líder a través de los contenidos, el criterio social y mecanismos que potencien la interactividad como participación de calidad. No se trata de marketing viral, sino de ser un canal que incluya las opiniones y criterios de los usuarios. Muchas marcas, medios, personajes o artistas están construyendo sus propias redes sociales (Juan Varela).El bibliotecario, la biblioteca, por lo tanto, puede llegar a ser una red social si consigue consolidarse como marca y atraer la atención.

“Actualmente la tecnología hace posible que se generen y publiquen de forma dinámica entidades informativas digitales completamente virtuales, que sólo van a existir en un momento, contexto y necesidad específica. Esta situación va a provocar la ruptura de la unidad que han formado durante un largo tiempo el contenido informativo y el soporte documental” (Tramullas). De la misma manera que veremos la evolución del periodista aferrado a la redacción, al periodista apegado a la noticia se encuentre donde se encuentre (Juan Varela), de la misma forma podremos ver la evolución del documentalista gestionando documentos al documentalista gestor de información (que incluye también a otras expresiones informativas).

Las redacciones precisan (al igual que las bibliotecas, los servicios de información) de estructuras más pequeñas y eficientes, no integradas y convergentes como las que ahora estamos viendo. Su problema es que siguen siendo demasiado centralizadas, demasiado orientadas a ciertos contenidos y productos, demasiado grandes y pesadas (Juan Varela).En los servicios de información (como en las redacciones) futuras, los bibliotecarios estarán permanentemente conectados, virtual y realmente, y trabajando la información como un proceso continuo y en transformación, planificando y desarrollando productos y servicios de información destinados a grupos particulares de usuarios y especialmente orientados a la satisfacción de sus necesidades y con los que crearán sus propias redes sociales: Medios plataformas que albergan las redacciones (servicios de información) como redes sociales.
15 comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la comunicación científica?

La comunicación científica es el sistema por el cual científicos e investigadores crean, distribuyen, usan y conservan sus trabajos.
Es sabido ya por todos que el panorama de las publicaciones científicas está cambiando: Las tecnologías están multiplicando las posibilidades de compartir conocimiento y aumentando las audiencias potenciales de los trabajos científicos; sin embargo, el coste del acceso y las restricciones legales para compartir estas publicaciones y otros usos, está haciendo decrecer la lectura de muchas de estas publicaciones.
Además, para las ciencias y la medicina, el mercado se concentra en muy pocas manos que encarecen las suscripciones y menguan los presupuestos de las bibliotecas, que de esta forma se ven obligadas a reducir sus adquisiciones de monografías de humanidades, de revistas para disciplinas concretas o bases de datos de un dominio específico.
Las bibliotecas por su parte, están centrando sus esfuerzos en defender el open access, informar sobre los derechos…

Plan de marketing para bibliotecas

Plan de Marketing 2.0 para bibliotecas
por Nieves González

Ejercicio del curso "Promoción de servicios de información" de la AAB en colaboración con el IAPH. Mayo 2010.

1.- Investigación y análisis de marketing: Se trata de hacer un análisis de nuestro mercado. Quienes son los usuarios potenciales de la biblioteca, reales y potenciales, los que van y los que no van. Tendremos en primer lugar que detectar a qué usuarios queremos llegar. A qué tipo de usuarios nos vamos a dirigir?
2.- Segmentación de marketing: Se trata de localizar a los usuarios potenciales del producto, a la larga cola. Hay que segmentar a nuestros usuairos en grupos muy concretos, que realmente se sientan identificados con nuestro servicio. Hay que identificar primero al usuario al que nos vayamos a dirigir.Qué usuario es el que vamos a encontrarnos en las redes sociales? Cómo los podemos atraer? Hay que evitar estar por estar y crear espacios que después no se van a atender ya que el efecto puede ser justo e…

Decadencia y muerte del imperio bibliotecario

Con el título "Decadencia y muerte del imperio bibliotecario" "The Decline and Fall of the Library Empire", Steve Coffman, pionero de los servicios de referencia virtual y vice presidente de Library Systems & Services LLC (LSSI), ha escrito un artículo que todo bibliotecario debería leer y del que me gustaría hacer una reseña y añadirle mis propias reflexiones. Yo hubiera preferido titular el post "los distintos roles que la biblioteca debe jugar", pero no se puede negar que el título que le ha dado es de lo más sugestivo.  El artículo en resumen viene a decir que los bibliotecarios nos hemos pasado los últimos 30 años soñando con tener un papel central en la revolución digital que está transformando todo lo que nos rodea, y que algunos de esos sueños no llegaron ni a despegar.  Entre los proyectos a los que les hemos dedicado ganas y horas, pero que no hemos logrado, Coffman enumera los siguientes: 
Los directorios web. Hubo un tiempo no muy lejano e…