Mostrando entradas con la etiqueta bibliotecas_universitarias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bibliotecas_universitarias. Mostrar todas las entradas

sábado, marzo 22, 2014

Gestión de los datos de investigación: Infografía


Sobre el tema de la gestión de los datos de investigación por los bibliotecarios, he encontrado un práctico artículo publicado en Library Connect

Waard, B. A. De, Rotman, D., & Lauruhn, M. (2014). Research data management at institutions : Visions , bottlenecks and ways forward. Library Connect.

Al artículo acompaña esta interesante infografía sobre los pasos que tenemos que dar los bibliotecarios para integrar la gestión de los datos de investigación en los procesos bibliotecarios y colaborar en este nuevo escenario de la investigación. 

1.- Prepara un caso de estudio para la gestión
2.- Conoce el entorno de la investigación
3.- Coordina a los stakeholders, los grupos de interés. 
4.- Actualiza tus conocimientos y habilidades a las que se necesitan para gestionar este tipo de datos.
5.- Inicia un poryecto piloto



viernes, marzo 14, 2014

Las bibliotecas universitaras en EEUU priorizan la formación en ALFIN al apoyo a la investigación de sus docentes (Informe Ithaka 2013)

Acaba de publicarse el informe de Ithaka 2013, sobre bibliotecas universitarias en EEUU. Ithaka es una organización sin ánimo de lucro cuya finalidad es ayudar a la comunidad universitaria en el uso de las tecnologías digitales en la enseñanza y la investigación. Entre sus objetivos se encuentra la identificación de los temas claves-estratégicos para la comunidad universitaria, de tal manera que sirvan para la toma de decisiones. JSTOR es una de las empresas que forma parte de Ithaka. 

Cada tres años, Ithaka lanza un estudio basado en encuestas a directores de bibliotecas universitarias en EEUU sobre su percepción de los temas clave para el sector y las oportunidades y limitaciones del liderazgo en sus organizaciones. El informe anterior se hizo en 2010, y el próximo será en el 2016. En esta ocasión "Ithaka S+R’s US Library Survey", se basa en las respuestas de 499 directores de bibliotecas universitarias y ha sido realizado por Roger Schonfeld, director del programa Ithaka. 

Lo mas sorprendente de este estudio es el cambio de prioridad entre las bibliotecas universitarias americanas, del apoyo a la investigación para los docentes a la formación en competencias informacionales de los estudiantes.  

El 97% de los directores de bibliotecas universitarias considera en 2013 que ofrecer formación en competencias informacionales, es muy importante para sus bibliotecas, frente al 68% que considera muy importante el apoyo a la investigación de sus docentes e investigadores. Hay que destacar tambien que la cifra de los que consideran muy importante el apoyo a la investigación bajó del 85% en 2010, al 68% de 2013.


Este dato se observa tambien en bibliotecas universitarias de todos los tamaños y características, como puede observarse en el siguiente cuadro. Solo en el caso de las bibliotecas de instituciones dedicadas a Master y Doctorados, son prioritarias las tareas de apoyo a la investigación.


  • Las bibliotecas universitarias se muestran principalmente alineadas con la formación de los estudiantes, y este cambio de prioridad, como argumenta el informe, puede tener consecuencias en el resto de sus funciones. 
  • Exceptuando a las bibliotecas de instituciones de doctorado, se observa un descenso en la importancia del papel de apoyo a la investigación. Mas de la mitad de los directores encuestados, ofrecen servicios de apoyo a la investigación. El mas citado es la oferta de guias para temas de copyright o dar apoyo a métodos de investigación digital. Sin embargo no es habitual que las bibliotecas ofrezcan o estén implicadas en centros de investigación, como pueden ser de Humanidades Digitales o de  Ciencias Sociales. Tan solo lo ofrecen el 29% de las bibliotecas de doctorado.
Otras de las conclusiones del informe son: 
  • En el 2010 pocas bibliotecas afirmaban que tenían un plan estratégico que respondiera a las necesidades de su comunidad. Hoy, aquellas bibliotecas que afirman tener evidencias y datos contrastados para obtener esa información, están más seguras de su estrategia para satisfacer las necesidades de sus usuarios. Las bibliotecas han llevado a cabo diferentes acciones para evaluar como lo están haciendo, como puede verse en el siguiente cuadro. Lo más habitual son los debates informales con docentes y estudiantes, para tomarle el pulso al desarrollo del servicio; en segundo lugar, las encuestas, seguidas de correos electrónicos en los que se les solicita opinión, focus groups, encuestas ente instituciones, entrevistas concretas, etc.


  • La compra de libros impresos no se considera importante por la mayoría de los directores de bibliotecas. Se prioriza compartir recursos y colaborar entre las instituciones, como una forma de responder a las necesidades de información de los usuarios.
  • El paso de la colección de revistas impresas a electrónicas, se considera un proceso ya acabado, y completamente asumido por los directores de bibliotecas.
  • Sobre los libros electrónicos, existen pocos proyectos en este sentido que van a un ritmo menos acelerado que las revistas, y es curioso como los docentes son más proclives al cambio que los propios bibliotecarios (según otros estudios de Ithaka).
  • La limitación en el presupuesto es uno de los mayores problemas con los que se enfrentan y si tuvieran recursos suficientes los directores lo emplearian en primer lugar, en más personal y más cualificado, seguido de más recursos digitales. Las bibliotecas de instituciones de doctorado, emplearian tambien los recursos en ofrecer más servicios a los docentes. 
  • Se necesita personal con habilidades en nuevas areas como servicios web, preservación digital, diseño instruccional, servicios de formación en competencias informacionales, y menos para otros servicios como referencia, servicios técnicos, y gestion de la colección impresa.
Los directores de las bibliotecas universitarias encuestadas consideran que tienen un papel responsable en la formación en competencias informacionales de sus estudiantes. Sin embargo, los docentes tiene una visión mixta sobre quien es responsable de ese papel. 

Los dos grandes servicios que las bibliotecas ofrecen a los estudiantes universitarios son la formación en habilidades de búsqueda de información y la oferta de espacios físicos de colaboración.  En esto están todos los directores de acuerdo, y no todos están seguros de estar en condiciones de ofrecer formación online.

Este informe introduce en la versión del 2013 una serie de preguntas interesantes sobre la diferencia entre las prioridades de los directores de las bibliotecas universitarias y sus jefes en la dirección de la universidad. Se observa como la función de "archvo" no tiene la misma prioridad para los directores de bibliotecas que sus directivos: para estos últimos son poco prioritarias, mientas que para las bibliotecas, sobre todo de doctorado, son muy importantes. No hay diferencia en cuanto al papel de formadores en ALFIN para las bibliotecas en general, y de Investigación para las de doctorado.

Por último, es interesante observar la prioridad que por tipos de bibliotecas universitarias, se le da a cada una de las tareas que se realizan. 















domingo, octubre 20, 2013

Las bibliotecas universitarias españolas en la web social según el XII Workshop de REBIUN

Los pasados días 17 y 18 de octubre ha tenido lugar el XII Workshop de REBIUN de Proyectos Digitales, con el tema “Redes sociales y Experiencias en Bibliotecas Web 2.0”,  organizado por las sectoriales CRUE, REBIUN y celebrado en la Universidad de Lleida. 

Mis intervenciones en este Workshop han sido dos, una primera ponencia sobre el estudio que estoy haciendo de métricas e indicadores para la biblioteca en la web social, y una segunda intervención en la mesa redonda Redes sociales y web 2.0 sobre el perfil del bibliotecario universitario en estos medios. 

La ponencia tenía como objetivo plantear la necesidad de las métricas para poder evaluar si lo estamos haciendo bien o mal, si la inversión que se está realizando en los medios sociales merece la pena que sigamos con ella. 



Las dos ideas principales que he querido señalar son por un lado, que no podemos medir directamente el ROI económico a través de estos medios, la llamada Conversión, ya que para lo que son buenos estos medios no es en primer lugar para obtener un beneficio económico directo, al menos no de forma inmediata, sino para mejorar la visibilidad, la influencia, la relevancia y el alcance, es decir la reputación (González, 2013). 

En segundo lugar, como ya hemos publicado recientemente en una nota ThinkEPI,  proponemos un conjunto de métricas con las que valorar los beneficios que podemos obtener y que quedan plasmados en la infografía siguiente:



La ACTIVIDAD en los medios sociales sería el primer valor que debemos cuantificar. Mediante este ítem podemos buscar tanto un ahorro de costes, una mejora en la satisfacción del usuario, la mejora de la REPUTACIÓN y la llamada CONVERSIÓN.

Para mejorar la REPUTACIÓN, valoramos cuatro métricas: ALCANCE que mide la audiencia a la que hemos llegado; FIDELIZACIÓN que mide el tráfico que somos capaces de generar desde los medios sociales a nuestro sitio web.; la  INFLUENCIA que mide la percepción de nuestra marca en los medios y la RELEVANCIA que mide las interacciones de nuestros usuarios con la marca y su compromiso con la misma.

A lo largo del Workshop de REBIUN, hemos visto como todas las bibliotecas que miden, tienen en cuenta estos valores, aunque en mayor medida, la métrica que están usando es sobre todo el ALCANCE. Podemos ver un ejemplo en la infografía de la UB.

Como decía la @bibliotecaUHU, más importante que el número de seguidores son, por ejemplo, las Personas que están hablando de esto, de Facebook, y eso lo mide la INFLUENCIA.

Lo importante es que tengamos una batería de indicadores que midan todas estas métricas que hemos indicado. No solo uno. La Influencia o la Relevancia son métricas de suma importancia que dan valor a lo que hacemos. Por ejemplo, también en @bibliotecaUHU implican a sus usuarios en Facebook con preguntas sugerentes y que hagan pensar para diferenciarse.

La CONVERSIÓN será otra de las métricas que tendremos que medir, para de alguna manera ser conscientes de que ese debe ser nuestro objetivo final, aunque ya hemos dicho, que no será lo primero que obtengamos con el uso de los medios sociales.

El #craiUB mostró unos datos sobre el impacto de las Redes Sociales, 10000 visitas en Facebook y 15000 presenciales en el mismo periodo que podrían demostrar una conexión entre los perfiles de FB y el aumento de visitas a la biblioteca física. Esto es difícil de demostrar aunque no imposible. Podemos contar con una buena campaña en medios sociales con seguimiento de URLs que puedan ser monitorizadas con Google Analytics y de esta forma comprobar si tenemos una landing page a la que llegan los usuarios procedentes de esos medios sociales.

La Biblioteca de Huelva también presentó otro caso relacionado con la difusión de un libro en concreto y el aumento de los préstamos. 

Cada uno de estos valores se componen de unas métricas que en unos casos sumamos cuando se trata de un mismo tipo de datos, y en otros se desglosan en varios valores.  Puede verse con más detalle en las diapositivas. 

Para terminar,  considero que las bibliotecas necesitan un plan de marketing digital, que incluya los medios sociales. Y para evidenciar la necesidad de este plan les emplazo a los lectores a que comprueben el checklist que comentaremos más adelante, y que indica si realmente lo estamos haciendo bien o mal en estos medios.  

Mi participación en la mesa redonda giró en torno al papel de los bibliotecarios en la web social, para qué estamos usando estos medios,  cómo lo estamos haciendo,  y qué estamos obteniendo, concluyendo que ya no podemos hablar de participación y comunicación en redes sociales sino en un mundo que ya es digital.



----------------------------------------------------------------------------------

Al hilo de lo oído en el Workshop y de las presentaciones que se mostraron (y de su seguimiento a través de la página de Facebook y Twitter del Workshop y del hashtag #12wkrebiun), me gustaría hacer algunas consideraciones aplicando este listado o checklist que presenté en la ponencia. 

He creído ver que las bibliotecas universitarias españolas están usando estos medios con dos fines principales: 
  • Curación de contenidos
  • Difusión de noticias
Vaya por delante que las bibliotecas universitarias se han puesto las pilas en el uso de los medios sociales y que ya son muchas no sólo las que usan estos medios sino las que los usan de forma muy activa y comprometida. Y con muchísima ilusión y generosidad. En unos años las bibliotecas han sido conscientes de la importancia de estos medios para salir ahí fuera y visibilizar las bibliotecas a través de estos medios. Sin embargo creo que ese era el objetivo que nos planteábamos en estos medios hace 6 o 7 años, pero que ahora eso no basta, ya no es suficiente.

Sin lugar a dudas, el primer objetivo que cualquier empresa, institución, asociación se planteaba al entrar en los medios sociales, era el alcance, llegar a más usuarios, ser más visibles a más gente, dar una imagen más actual, estar donde estaban los usuarios. Ese sigue siendo el primer objetivo, visibilidad, pero insisto, ya no es suficiente.  Estar porque hay que estar no puede seguir siendo un objetivo.  

Fijémonos en cómo lo están haciendo las empresas, las organizaciones que tienen éxito en estos medios. Por ejemplo Starbucks, en su página de Facebook, no ofrece los mismos contenidos que en su página web. Tiene un buscador de locales y ofertas de trabajo en Facebook, un sitio web para desarrollar y compartir ideas y una cuenta en Twitter únicamente como atención al cliente (Enlace a más información)

Si comenzamos con el checklist, veremos lo siguiente:

1. Objetivos claros, medibles, alcanzables, en los medios sociales

Tener objetivos claros es responder a la pregunta: ¿Yo para qué estoy en los medios sociales? ¿Qué quiero conseguir? ¿Conseguir visibilidad es un objetivo de la Biblioteca? En primer lugar tendríamos que preguntarnos, ¿Las bibliotecas existen para conseguir visibilidad? Sin lugar a dudas, si lo hacemos bien, vamos a conseguir visibilidad pero ese no puede ser el objetivo que persigamos en los medios sociales. Es lo mismo que estar porque hay que estar. Como decía Jordi Casadellà, "Nuestra presencia en #redessociales aumenta nuestra visibilidad, reconocimiento e impacto social”. Sin lugar a dudas, pero el objetivo no es ese.  

Y en segundo lugar, ¿visibilidad para quien? ¿Para la sociedad en general?  ¿Eso se puede conseguir? ¿Es alcanzable? ¿Y eso es lo que nos interesa? Más lógico sería plantear visibilidad para nuestros stakeholders: es decir, nuestra comunidad universitaria: profesores, alumnos, jefes, personal, equipos de gobierno, etc. Pero no puede ser el mundo mundial. Esto no puede ser un objetivo : “el objetivo es aprovechar las redes sociales para ofrecer cualquier información al usuario mediante tableros”.

Los objetivos tienen que se medibles, ¿como vamos a medir un aumento de visibilidad? ¿Por el número de seguidores? Pero los seguidores se compran. El número de nuestras audiencias es el Alcance,  y a mayor Alcance, más visibilidad. El alcance es un indicador más a tener en cuenta, pero solo uno de los que tenemos que medir y desde luego no puede ser un objetivo. 

Un objetivo por lo tanto no puede ser aumentar el número de seguidores o el índice Klout.  Ese no es el objetivo de las bibliotecas, ni de las empresas, ni las organizaciones. Es tan solo un indicador, pero no puede ser un objetivo. Es verdad que estos indicadores han sido objetivos durante mucho tiempo pero ya no pueden seguir siéndolo. 

Estar en estos medios sociales tiene que responder a un objetivo que se haya planteado la biblioteca, como puede ser aumentar el uso de tal servicio, de tal colección, la asistencia a un evento o a un curso de formación, por ejemplo. 

Creo que este paso en algunos casos, no se está dando bien, según hemos visto en el Workshop. Algunas bibliotecas no se han fijado objetivos, que deben ser, recordemos, alcanzables, específicos, medibles, con un tiempo determinado, coherentes, es decir, en consonancia con los objetivos de la institución.  Como nos dijeron en el Workshop, las bibliotecas universitarias no son un fin en si mismas, están al servicio de su universidad. Como decía también Martínez Gallardo (2013) en su "Informe del Estado de las Redes Sociales en Universidades Españolas", los objetivos de nuestra institución en los medios sociales son: 
  • Captar un mayor número de estudiantes de primer curso, lograr un mayor número de matrículas en los posgrados, la asistencia masiva a eventos, la mayor participación en concursos de emprendedores, etc. 
Estos son los objetivos que demuestran en qué medida la biblioteca apoya los objetivos de su institución. 

Por ejemplo, en el caso de CRAI de UB, su objetivo en Pinterest era difundir los artículos científicos del profesorado. En el caso de la Biblioteca de Córdoba, para difundir una colección concreta: aumentar la visibilidad de imágenes y obras digitalizadas, o el uso de Pinterest con un fondo de películas poco utilizadas enlazadas con el catálogo. Estos son objetivos concretos, específicos, que están en consonancia con los objetivos de su Universidad.

Pero intentar publicar en Facebook cualquier noticia de interés no es un objetivo en los medios sociales. ¿Cómo se mide este objetivo?

 2. Recursos humanos suficientes para alcanzar estos objetivos

Este es otro de los grandes problemas: “Es que estoy sola y no doy abasto, no puedo hacer todo lo que me estas diciendo que haga porque estoy sola y hago lo que puedo”. 

Si no hay suficientes recursos mejor lo dejamos. Para hacer las cosas mal, es mejor que no hagamos nada ya que los resultados puede ser algo peor.  Si hay pocos recursos humanos, lo mejor es que seamos muy poco ambiciosos con los objetivos y habrá que plantear algo alcanzable, muy concreto. Y no se está haciendo así en líneas generales, aunque entre las bibliotecas que presentaron sus resultados en el Workshop encontramos casos de buen hacer como: La Biblioteca de Zaragoza, que tiene una subcomisión web 2.0 con 7 personas; La Biblioteca de Ciencias de la UV, donde tienen 3 administradoras para Facebook y cuentan con el restos de sus compañeras; o la Biblioteca de la Universidad de la Laguna con un equipo 2.0. La mayoría de las bibliotecas que contaron su experiencia, contaban con equipos dedicados a estos fines.  

 3. Contenidos de calidad para mantener nuestras conversaciones en los medios sociales 

Los objetivos tienen que estar dirigidos a un target especifico. Sin embargo en algunos casos hemos visto que el target estaba equivocado o ni definido. Insisto en que no nos podemos dirigir a toda nuestra comunidad de usuarios, y mucho menos al mundo mundial, como ya hemos dicho. 

El número de seguidores es solo un indicador, pero existen otros más que complementan la batería de indicadores y que son más significativos y relevantes, como la tasa de compromiso del usuario con nuestra marca o la relevancia de la marca biblioteca. Para poder conseguir ese compromiso, lo importante es ofrecer contenidos que realmente enganchen a esa audiencia. No podemos ofrecer contenidos que atraigan a todos los colectivos por igual. No les va a atraer. Por eso los contenidos tienen que ser de calidad, el llamado Marketing de Contenidos que se enlaza con la figura del Content Curator, de la que nos hablaron los javieres (http://www.loscontentcurators.com/). Tenemos que tener estas habilidades para ofrecer unos contenidos que realmente cubran las expectativas de los que siguen nuestra cuenta. Por eso debe ser un colectivo determinado, al que vamos a ofrecer contenidos necesarios y de calidad para ellos. No podemos tener igualmente enganchados a perfiles de usuarios diferentes. A todos no les puede interesar lo mismo. 

Además hemos visto en este Workshop que algunas bibliotecas están usando en gran medida la conexión de las distintas cuentas para que aparezca la misma información. Aunque esto sea una práctica habitual, sin embargo no se debe abusar por la misma razón que hemos dicho antes. Los contenidos tienen que ser originales y adecuados a cada objetivo, colectivo concreto, medio que se está utilizando,  y esto falla si conectamos las cuentas. 

En cuanto a los contenidos, mostramos esta pirámide de los tipos de contenidos que se deben publicar y la frecuencia con la que se debe hacer, del Content Marketing Institute. 


Algunas bibliotecas mostraron sus trucos para atraer a los usuarios, y en ese sentido, lo están haciendo muy bien tanto la Biblioteca de Huelva como Zaragoza, con premios para los usuarios de libros duplicados;).

La Biblioteca de Zaragoza indicó que ellos hacían una distinción clara de los contenidos según la red social.  Y la Biblioteca de UJI señaló que los contenidos tenían que ser interesantes y originales, y que lo que importaba era la interacción con el usuario. 

 4. En que medios sociales está nuestra audiencia, nuestros stakeholders


El medio social a utilizar no tiene que ser el más popular, sino aquel en el que esté nuestro público objetivo, es decir, nuestros stakeholders. Una biblioteca en concreto comentó que tras implementar su política de uso de la web social y poner en marcha los distintos perfiles, iban a hacer un estudio para ver en qué espacios web estaban sus usuarios. Eso es lo primero que hay que hacer después de establecer el objetivo. Dónde vamos a estar. Y va a depender del objetivo que te hayas marcado y el colectivo al que te vas a dirigir. 

No nos podemos dirigir a audiencias internacionales porque no son nuestros stakeholders. Si el objetivo de nuestra Universidad fuera buscar alumnos de otros países, quizás el objetivo de la Biblioteca podría ser ese. Pero en ese caso sería ese y no otro.

 5. Nuestra web está preparada para atraer la atención de los usuarios

Las conversaciones que se deben producir en la web social tienen que venir a la web de la biblioteca. ¿Pero la web está preparada para atraer a esos usuarios? ¿Les ofrecemos lo que les prometemos en los medios sociales? Esto nos lo van a indicar la tasa de rebote por ejemplo.  Pero hay bibliotecas universitarias españolas que aun no tienen Google Analytics. ¿Entonces como miden?

 6. Están incorporados los medios sociales a la cultura de la organización, a la de los jefes

Muchas veces los bibliotecarios se quejan de falta de tiempo y de tener que hacer muchas otras cosas, pero en el fondo en bastantes ocasiones, lo que ocurre es que en el contexto de trabajo en el que están, los jefes no acaban de ver el beneficio que puede aportarles el uso de estos medios (bibliotecarios alérgicos!!)

La cultura de la organización, de los jefes va a ser muy importante para tener los recursos necesarios, de tiempo y persona, adecuados.

 7. Una estrategia en medios sociales y su Plan de acción 

Una estrategia de uso y un plan de acción indican que vamos a tener fijado de antemano nuestras actuaciones, y vamos a dejar a la mínima expresión el tuitear o postear lo último que nos llegue o llame nuestra atención. Aunque esto último sea importante, lo anterior lo es más. Sin una estrategia de contenidos, planificación de calendario de actuación, no vamos a ser regulares en nuestras aportaciones y eso no abunda en la reputación de nuestra marca.  No cumplimos con las expectativas de los usuarios que esperan otro comportamiento.

Algunas bibliotecas mostraron su calendario de actuaciones en los medios sociales, pero no hay perder de vista que se trata de un compromiso con tu audiencia. Lo que se promete hay que cumplirlo. Habrá que prever que pasaría si falta personal, si ocurre un imprevisto, en época de vacaciones, etc. Es lo que se llama un plan B. También habrá que estar preparados y tener un plan de crisis. ¿Y si las cosas van mal? Hay que adelantarse a esa situación.

La Biblioteca de la UJI nos contó que disponen de un plan de social media y que han ido creando diferentes perfiles en los medios sociales. 

 8. Una política de uso de la web social que nos proteja

Algunas bibliotecas como la de la Universidad de Almería, han empezado por crear sus políticas de uso de la web social, sus marcos operativos, y eso es algo que no debe faltar en el trabajo con estos medios. Otras bibliotecas universitarias como Valencia han desarrollado políticas que son modelos a seguir.  En este Workshop hemos visto como bastantes bibliotecas han diseñado sus políticas de uso de la web social, y eso es un gran avance. Otras no, aún no tienen claro que quieren ni han delimitado el marco. 

En algunos casos, el marco es un Libro Blanco a nivel Institucional, como en el CRAI de UB.

9. Métricas e indicadores, KPIs, establecidos para cada objetivo, que se miden en función del plan de acción.

De esto ya hemos hablado, y sin duda han faltado indicadores ya que no podemos hablar métricas si solo nos referimos al número de seguidores o el índice Klout. La Biblioteca de UV indicaba que los indicadores eran importantes para analizar el trabajo invertido en las redes sociales así como su impacto.  La biblioteca del Crai de Gandia @BibCraiGandia fue la única que mostró una evolución de sus métricas e indicadores, siguiendo la propuesta de indicadores que hemos utilizado en el trabajo de investigación que estoy llevando a cabo.

10. Flexibles para cambiar sobre la marcha

En este campo como en muchos otros, no podemos dar por concluido este trabajo, nunca. Si me pareció interesante la actitud de algunas bibliotecas de estar alertas ante otras herramientas de la web social, y sus posibles aplicaciones a los servicios bibliotecarios.  Por ejemplo la Biblioteca del Crai de Gandía se encuentran en la fase de replantearse su perfil. 

Como conclusión, considero que a las bibliotecas universitarias españolas en líneas generales, les falta incorporar un Plan de Marketing Digital a su estrategia en los medios sociales, que demuestre de forma evidente y con datos, que el uso de los medios sociales por parte de las bibliotecas está siendo rentable para la biblioteca universitaria y la institución de la que depende.


Bibliografía citada: 

González-Fernández-Villavicencio, N. (2013). La reputació corporativa de les biblioteques en els mitjans socials. ITEM: Revista de Biblioteconomía i Documentació, 57, 97–110.

Martínez Gallardo, J. C. (2013). Informe del Estado de las Redes Sociales en las Universidades Españolas. http://www.slideshare.net/eraser/informe-del-estado-de-las-redes-sociales-en-las-universidades-espaolas-2 

lunes, agosto 26, 2013

La Biblioteca de la Universidad de Edimburgo

La Biblioteca de la Universidad de Edimburgo, pertenece a una de esas universidades que muchos bibliotecarios interesados en los social media, querríamos conocer. Esta Universidad destaca por ser una de las primeras en tomarse en serio todo lo relacionado con la web social. 
En el año 2007, redactó un Plan de acción en la web social, cuando por aquí aún sonaba a "extravagancia" de unos pocos: 
En 2008, publicó su política de uso de la web social en la Universidad, 
En el sitio web de la Universidad, pueden encontrarse muchos otros documentos que hacen referencia al interés con que esta Universidad se tomó los medios sociales:  

En relación a la Biblioteca en concreto creo que no destaca por una gran actividad en medios sociales, aunque sin duda tiene presencia. 
Ofrece un conjunto de blogs, de distinta temática, aunque en alguno de ellos no se permiten los comentarios. http://libraryblogs.is.ed.ac.uk/index/
Su Information Services, más parecido a un CRAI, aglutina los Servicios de Informática y Tecnología, Servicios a los usuarios, la Biblioteca y el Digital Curation Center (http://www.ed.ac.uk/schools-departments/information-services/about/organisation/structure). 
La biblioteca física central, ofrece también algunos temas de interés. 
A través de un amplio hall, el visitante puede hacerse una idea de los distintos espacios que ofrece la biblioteca, descansar de forma relajada o visitar sus exposiciones. 


Tan solo la planta baja no es silenciosa. El resto de las plantas, hasta 8, ofrecen sus colecciones por temas y áreas de trabajo y estudio con ordenadores (la mayoría eran Mac, y algunos Dell, los más antiguos) e Internet. El visitante, aunque sea de la profesión, no puede usarlos ni acceder a la wifi de la Biblioteca, al menos no si está de paso. Tampoco me pudo acompañar ningún bibliotecario durante la visita. Tenía muchas preguntas que hacer, pero no había ninguno disponible. Hay que indicar que estábamos en vacaciones y en los famosos festivales de Edinbourgh y esa podía ser también la causa de la poca afluencia de público en la biblioteca, y de pocos bibliotecarios visibles.

Me gustaría destacar the Hub, un espacio abierto para el intercambio entre los estudiantes de la bibliografía recomendada por los profesores y libros de texto. Todo muy organizado. 



Otra de las instalaciones que ofrece la biblioteca es la Clínica de portátiles, para los ordenadores que ofrece la Universidad y también para los propios. 
En cada planta de la Biblioteca se encuentran carteles que indican de forma muy visual lo que está permitido en esa planta y lo que no. 



Muy originales son los espacios reservados para el trabajo en grupo, divididos con mamparas semicirculares, y equipados con pantallas táctiles y sillones de diversas formas, que algunos y más en estas fechas, utilizan para echarse una siestecita. 



Lo que más me llamó la atención son las vistas que se tienen desde la biblioteca general, situada en medio de la ciudad, en diversos campus. No se si podría concentrarme ante estas postales. 




En algunas de las plantas de la biblioteca podemos encontrar servicios como los de asesoramiento para la búsqueda de empleo o ayuda especializada ante problemas con los estudios.





Sin duda, un sitio para volver pero desde luego de la mano de algún bibliotecario que pudiera explicar más allá de lo que se ve.
¿Alguien sabe algo más de esta biblioteca?

viernes, marzo 29, 2013

Confluencia entre Competencias digitales y Comunicación cientifica


¿Podemos hablar de las competencias de gestión de la información (digitales en su gran mayoría), como algo separado, independiente de la Publicación Científica? ¿Hoy que las bibliotecas están trabajando tanto en este doble sentido, incluso con áreas diferenciadas, qué tienen que ver ambas áreas? ¿Se pueden seguir considerando dos áreas independientes?

La ACRL acaba de lanzar dos publicaciones, en las que se pone de manifiesto como estas dos grandes áreas de las bibliotecas universitarias, tienen mucho que ver entre si, mucho en común y mucho que hacer en colaboración.

En cuanto a las competencias digitales, las líneas que existen entre la creación y la comunicación son muy difusas, y en este aspecto tiene mucho que ver la existencia de herramientas y actitudes de la web social (González, 2012). Buscamos información al mismo tiempo que la evaluamos y comunicamos, cocreamos, publicamos.
"Use can be a form of creation, creation can be an act of destruction and remaking, and rapid and open sharing and transformative use of information can lead to amazing new works and insights"
Este párrafo se encuentra en un libro que acaba de publicar la ACRL, "Common Ground at the Nexus of Information Literacy and Scholarly Communication" edited by Stephanie Davis-Kahl and Merinda Kaye Hensley. En este libro se presentan conceptos, estrategias, experiencias, sobre la relación existente entre el proceso de creación, de investigación, de comunicación cientifica y las competencias digitales, de gestión de la información (en un mundo digital). Hoy más que nunca es imprescindible que los investigadores, los docentes y tambien los estudiantes, posean las competencias de gestión de la información, dominen temas de Copyright, derechos de autor, Open Access, factores económicos y sociales de la publicación científica y, lo que se necesita en el seno de las bibliotecas, es que los bibliotecarios tengan conocimientos de ambas materias, competencias digitales y sobre comunicación cierntífica. No pueden seguir siendo dos áreas diferentes o al menos deben formar equipos que trabajen de forma colaborativa. Las bibliotecas deben construir fuertes alianzas en torno a ambas áreas.
"These two traditionally separate efforts can come together by arming individual librarians or teams with knowledge of both information literacy and scholarly communication"
En el conjunto de aportaciones que encontramos en este libro, destacamos la propuesta de una revisión de las Normas de ALFIN de la ACRL, para que incorpore competencias propias de la comunicación científica, como son:
  • Conceptos básicos, temas y métodos de la comunicación científica.
  • El hecho de que los métodos difieren según las disciplinas, según las áreas, etc.
  • Cambiar el concepto "Individuo alfabetizado en información", en vez de "estudiante alfabetizado en información", es importante que todos los miembros de la sociedad posean esta alfabetización.
Existe una versión de este libro en Open Access [ISBN 978-0-8389-8634-9], que no contiene el capítulo 2,  de John Willinsky and Juan Pablo Alperin "The Academic Ethics of Open Access to Research and Scholarship (article reprint)", por temas de permisos.

A lo largo del libro podemos ver, escritos por distintos autores, soluciones y perspectivas a la colaboración entre ambas áreas y tambien de qué forma los bibliotecarios están construyendo alianzas entre las áreas de competencias digitales y publicación científica. Se pone de manifiesto que existen más elementos comunes que diferencias entre las dos áreas,




Por otro lado, el libro blanco que tambien acaba de publicar la ACRL, " Intersections of Scholarly Communication and Information Literacy. Creating Strategic Collaborations for a Changing Academic Environment", de 2013, trata del mismo tema, las intersecciones que existen entre Competencias en gestión de la información y publicación científica, a saber:
  1. La economía de la distribución de la publicación cientifica (que incluye el acceso a la investigación, la naturaleza cambiante de la edición cientifica, y la formación del estudiante para que sea consumidor de contenidos de información y creadores de contenidos). 
  2. La Alfabetización digital, que incluye la enseñanza de las nuevas tecnologías y temas legales, y la emergencia de los múltiples tipos de contenidos no textuales.
  3. El cambiante papel de la biblioteca y los bibliotecarios, incluyendo la necesidad de contribuir a la construcción de nuevas infraestructuras para la investigación y una profunda vinculación con la enseñanza desde el punto de vista creativo.
Este planteamiento se ha visto propiciado por las siguientes necesidades:
  • Vamos hacia las competencias en gestión de la información, desarrollo colaborativo de programas educativos que den soporte a la adquisición de estas competencias por parte de estudiantes, profesores y personal. 
  • La evolución en la pedagogía, reconociendo la importancia de adaptar y adoptar nuevos modelos de enseñanza para el aprendizaje en un entorno digital (social y en red), integrando nuevos tipos de contenidos en la enseñanza.
  • Oportunidades para la colaboración y el cambio en la estructura organizativa, destacamos la necesidad de establecer nuevas colaboraciones, y realizar cambios transcendentales en la estructura organizativa de la biblioteca universitaria. 
Este libro blanco propone estrategias a los bibliotecarios para que lleven a cabo transformaciones en sus bibliotecas universitarias de cara a la colaboración entre las diferentes áreas:
  1. Integrar pedagogía y comunicación cientifica en la formación de los bibliotecarios, para que realmente sean competentes digitales. 
  2. Desarrollar nuevos modelos de competencias digitales integrados en los curricula, que incorporen tambien la pedagogia y los temas relacionados con la comunicación cientifica.
  3. Explorar opciones para el cambio en la organización de la biblioteca
  4. Promover la defensa y el compromiso con la idea.

----------------------------------------------------------

González Fernández-Villavicencio, N. (2012). Alfabetización para una cultura social, digital, mediática y en red. Revista española de Documentación Científica, 35(Monográfico): 17-45 doi: 10.3989/redc.2012.mono.976

González Fernández-Villavicencio, N. (2010). Helping students become literate in a digital, networking-based society: A literature review and discussion. The International Information & Library Review,  42 (2), June 2010, Pages 124–136 doi:10.1016/j.iilr.2010.04.012

viernes, febrero 15, 2013

Las bibliotecas universitarias americanas usan la web social

Group, P. research. (n.d.). Academic Library Website Benchmarks, 2013 Edition. Retrieved February 15, 2013, from http://www.primaryresearch.com/view_product.php?report_id=381

En este informe se pone de manifiesto cómo las bibliotecas están rediseñando sus portales web y las técnicas de marketing que utilizan. Este informe se basa en una serie de encuestas a 56 trabajadores de bibliotecas universitarias americanas, que llevan la web de sus bibliotecas, dividido por tipos de centros y tamaño.

Entre los resultados obtenidos destacan las preferencias del personal bibliotecario por el uso de los mashups, medios sociales de las bibliotecas, dirección de los portales web, contenidos y políticas, las relaciones con el personal informático, preferencias en sistemas de gestión de contenidos, división del personal de la web entre varias prioridades, el uso de blogs, RSS feeds, y temas relativos al diseño de la web. Otros temas que también se tratan son el uso de freelance y consultores, como fuentes de consulta, uso de los marcadores sociales, etc.
Se da a entender que son los bibliotecarios responsables de los portales web de la biblioteca, los que que gestionan también su presencia y actividades en la web social.
Esta situación les lleva a temas de solapamiento con el personal informático de sus centros universitarios, que llevan todas las cuestiones relacionadas con las TIC. De hecho son muchas las bibliotecas universitarias que no pueden usar de forma libre sus espacios en la web social, al estar bajo una política de control central universitario, y en otros casos, ni siquiera pueden tomar la iniciativa de crearlos.

En el siguiente cuadro puede observarse como las bibliotecas universitarias americanas utilizan Twitter en un 56,14%, lo que supone más de la mitad de la muestra, Pinterest en un casi 25%, YouTube en un 50% y Facebook en un 80%.





Queda por leer el informe completo, ya que tan solo he podido acceder a la parte de información que está disponible en la wen en el enlace que aparece al comienzo de esta reseña.

martes, enero 01, 2013

El movimiento "Maker" en bibliotecas

Si buscamos en google por MakerSpace library, podemos darnos cuenta de que se trata de una iniciativa muy real y en pleno apogeo. 

En el blog de ALATechSource nos explican que es un MakerSpace, espacios de creatividad, a los que la gente va para diseñar y construir proyectos junto con otras personas. Como ya sabemos, se trata de espacios que se están imponiendo en las bibliotecas y en los que se ofrecen materiales y herramientas para llevar a cabo estos fines. Otro término que ha aparecido tambien recientemente, relacionado con el nuevo papel de las bibliotecas como espacios de creatividad, es el de incubadora de ideas, de proyectos, etc.

¿Que es el movimiento Maker? Es "hacer", "crear", "cambiar". Desde un punto de vista más social, el movimiento Maker es hoy todo un fenómeno que incluye a todos aquellos que están dispuestos a hacer algo nuevo, a salirse del mercado y de la producción en serie. Este movimiento anima a usar lo que la gente ya tiene, a reciclar, a darle una nueva función a un objeto olvidado en algún ropero de la casa, salir de lo establecido y buscar nuevas formas de expresión (Revista Ohlala).

Desde el punto de vista económico, la teoría Maker cuyo autor es Chris Anderson, consiste en el aprovechamiento de Internet combinado con las últimas tecnologías de manufacturación para crear productos más avanzados, más perfectos. La aparición de movimientos innovadores como crowdsourcing o el desarrollo de programas que ayudan a la optimización del diseño y la producción del producto hacen que se ponga delante de nosotros un nuevo tipo de economía (Blog "A los demás les da igual"). 

La teoría Maker no se entiende sin estos espacios de creatividad, los MakerSpaces, en los que la inspiración juega un papel fundamental y donde el juego es la clave, jugando, siendo parte de una experiencia. Hay dos conceptos criticos que debemos entender en relación al juego, jugar no es algo frívolo, o trivial, es todo lo contrario. Jugando podemos aprender. Y segundo, jugar es algo que hacemos continuamente, cuando exploramos, experimentamos, hacemos ciencia, etc.

Las bibliotecas son espacios en los que la gente trabaja, o trabaja junto a otros, experimenta, juega y aprende, en espacios de aprendizaje y relación con la comunidad. La primera biblioteca que ofreció este tipo de espacio para sus usuarios fué Fayetteville Free Library en New York, con su FFL Fab Lab. Library Journal ha publicado tres artículos sobre estos espacios en bibliotecas públicas.

En los ejemplos de MakerSpaces de bibliotecas, encontramos gente haciendo cosas, desde aprender a reparar bicicletas hasta imprimir en 3D para construir por ejemplo, modelos de aeroplanos. Precisamente la impresión en 3D es una de las tendencias educativas del 2013 que el Proyecto Horizon vaticina para los próximos 4 o 5 años.

Aunque el énfasis del Makerspace es la creación con tecnología, hay algo más en este movimiento en las bibliotecas, ya que ayuda tambien a enseñar a los usuarios a pensar por ellos mismo, a pensar de forma creativa, buscar soluciones para hacer las cosas por uno mismo antes de ir a una tienda a comprarlo (blog de ALATechSource).

Por ejemplo, el movimiento  ”makerspace” (integrado dentro del movimiento Maker Movement ) en Connecticut (EE.UU)  para los usuarios de la Bibblioteca  Westport, ofrece un espacio dentro de la misma biblioteca  donde la gente puede desarrollar contenidos de todo tipo, compartirlo y ponerlos a disposición de la comunidad para su consumo. Se trata de una incubadora de ideas, en la misma línea que los MakerSpaces, que favorece el emprendimiento y se encuentra ubicada en un espacio concreto de la biblioteca para que creadores, emprendedores, la ocupen como su espacio natural. En el Markerspace de Westport se trabaja ahora en la recreación de unos aeroplanos  de los años 30 según los modelos originales.

Estos espacios los usa cualquier tipo de persona, y todo tipo de biblioteca puede buscar formas de ofrecer estos espacios de creación. Quizás los más conocidos sean los ejemplos de bibliotecas publicas como ya hemos visto, y cada una con su objetivo, unas trabajan con niños, otras con adultos.

Pero tambien las bibliotecas universitarias y las escolares están desarrollando estos espacios. En el campus universitario tarde o temprano van a aparecer estas iniciativas y la biblioteca debe ser la catalizadora de estos eventos. Por ejemplo, DeLaMare Science and Engineering Library de la Biblioteca de la Universidad de Nevada-Reno, fué la primera biblioteca universitaria que en julio de 2012, ofreció una impresora 3D a sus alumnos (puede verse en acción aquí), para el diseño de maquetas, de esta forma distintas ramas del saber pueden trabajar juntos, colaborando, en cualquier parte de la biblioteca. Hoy dia les ofrece kits de SparkFun Inventor's, para fomentar la creatividad entre los estudiantes. Sus espacios están siempre llenos (ACRL TechConnect Blog).

Esta misma biblioteca colabora en la organización de eventos como los Hackathon, encuentros de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software, y son encuentros de duración variable. El objetivo es doble: por un lado hacer aportaciones al proyecto libre que desee y por otro aprender sin prisas. Este tipo de evento se ha celebrado recientemente en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, y aunque asistimos bibliotecarios, sin embargo debería haber sido un evento en el que participara la biblioteca como tal, ofreciendo los espacios de la biblioteca, dando apoyo a este tipo de espacios de creación. La biblioteca de la UPO cuenta con espacios y con personal cualificado.

Otro de los contenidos de estos MakerSpaces puede ser la realización de talleres para la creación de música.

Lo más importante no son los edificios, sino las conversaciones que los bibliotecarios sean capaces de mantener con sus usuarios. En la Biblioteca DelaMare, de la Universidad de Nevada-Reno, las paredes ofrecen  grandes paneles blancos para quien quiera usarlo para escribir, dar sus ideas, reflexionar, trabajar en colaboración, etc.

La Biblioteca de la University Of Mary Washington, desde julio de 2012 ofrece a sus usuarios un espacio con dos Thing-O-Matics, un Replicator, y un  Printrbot, además de otras herramientas para la creacion de objetos. 

En Georgia, la Odum Library en Valdosta State University, estrenará su MakerSpace en el 2013, como espacio de pruebas para los estudiantes, con un servidor y herramientas de ingenieros y de programación en código abierto. 

Estos espacios no están sujetos a un tipo de usuario, ni de  biblioteca como ya hemos visto. Solo hace falta apostar por nuevas formas de extensión bibliotecaria, y estos espacios podrían ser una solución.

Para las bibliotecas universitarias, como hemos dicho, se trata de un campo aún sin explorar. Es una tendencia de aprendizaje, emergente, que va  a revolucionar los espacios, en los que investigadores y estudiantes van a trabajar juntos a través de las distintas disciplinas y en una verdadera colaboración.

En la formación universitaria no siempre se tiene la oportunidad de crear con las manos lo que la teoria enseña. Las bibliotecas universitarias tienen una oportunidad en estos espacios de apoyar al aprendizaje de su comunidad (ACRL TechConnect Blog).

Realmente de lo que estamos hablando es de una extensión de los CRAIs, que dan soporte al aprendizaje y la investigación. Las bibliotecas pueden de esta forma contribuir al cambio en la forma en la que los estudiantes aprenden y los porfesores enseñan. Con las impresoras de 3D, los alumnos podrán recrear lo que veremos en un futuro, trabajar en colaboración, imaginar y crear. El bajo coste de estas impresoras hace que cualquiera pueda interactuar con la tecnología para crear soluciones a problemas reales. 

Las bibliotecas y su papel de servicio a toda la comunidad puede hacer que coincidan en estos espacios estudiantes o investigadores de distintas ramas del saber y que de esta forma se interactúe a través de las distintas disciplinas. 

No se trata tan solo de comprar equipos costosos, sino que está relacionado con la complicidad, los resultados, la extensión de las actividades, y el conocimiento sobre lo que mueve e impulsa a la comunidad universitarias. El entorno académico está cambiando hacia la creación de contenidos de muy diversas formas. que afecta al sistema de aprendizaje que se está remodelado, así como los planes de estudio y la investigación en todos los ámbitos. Con el objetivo de que las bibliotecas sigan dando apoyo a las actividades de investigación y aprendizaje de su institución, es fundamental ir más allá de los materiales de la biblioteca para entender que la biblioteca puede dar soporte a estos nuevos recursos y materiales para que se usen en el campus.

Todos tenemos habilidades, y hemos empleado tiempo en llegar a saber hacer cosas, como tejer o entender el lenguaje html. En estos espacios podemos animar a nuestros usuarios para que tomen la iniciativa y aprendan y creen. Cuando salgan de la biblioteca no solo sabrán hacer más cosas sino que también serán conscientes de que las bibliotecas están ahí para ayudarles a conseguirlo.

El uso de la biblioteca está aumentando con la crisis y esta es una buena forma de conseguir que siga aumentando su uso. Se trata de facilitarle a nuestra comunidad la posibilidad de que creen cosas juntos, de forma barata, aceptando y ayudando a todos, como una comunidad.

Caitlin A. Bagley (en el blog de ALATechSource), está recogiendo testimonios de bibliotecarios que están creando estos espacios en sus bibliotecas, con el fin de escribir un libro sobre este tema. Ella recomienda que se empieze con algo pequeño, abarcable, y para ello hay que hablar con la gente y conocer cuales son sus intereses. Hay que conocer a la comunidad y presentar a la biblioteca como un igual.

Ejemplos de bibliotecas con iniciativas MakerSpaces y espacios web de referecia para este tema:

martes, febrero 14, 2012

Twitter de la Biblioteca Pública de la UNLP @BibPublicaUNLP

Agradecemos a la La Biblioteca Pública de la UNLP, la Universidad Nacional de la Plata, en Argentina,  @BibPublicaUNLP, su participación en esta serie de entrevistas sobre el uso de Twitter en bibliotecas. 
Esta Biblioteca participa de un caracter público al ser creada en 1887 con ese fin, para en 1905 integrarse en la Universidad Nacional de la Plata, como biblioteca central universitaria. 
Su sitio web es: http://www.biblio.unlp.edu.ar/new/index.html 
Tiene tambien perfil en Facebook: https://www.facebook.com/BibPublicaUNLP

1.  ¿Cuál es la cuenta/s en twitter de la biblioteca?

La cuenta es 
@BibPublicaUNLP

2.  ¿A qué segmento de usuarios se dirige?

Usuarios: Alumnos Universitarios, Investigadores, Docentes, Alumnos de nivel secundario y Público en general


3.  ¿Quién es el responsable de twittear?


La Dirección de Circulación y la Dirección General del Area Técnico-Operativa y de Servicios


4.  ¿Cómo empezó vuestra biblioteca con twitter?


La biblioteca utiliza Twitter desde septiembre de 2009 en un proyecto de utilización de redes sociales con el objetivo de estar en contacto permanente con los usuarios


5.  ¿Qué aplicaciones de twitter (o relacionadas) utilizáis?


SplitTweet


6.  ¿Tenéis algún tipo de política formal o informal de uso del twitter?


La cuenta de Twitter de la Biblioteca solamente es seguidora de otras cuentas de twitter de la Universidad Nacional de La Plata, desde la que difunde (retwittea) información sobre la Universidad


7.  ¿Desarrolláis algún tipo de estrategia de marketing para promocionar vuestra cuenta? 

Información sobre la cuenta se encuentra en Facebook (
https://www.facebook.com/BibPublicaUNLP), en la web, y en el pie de los e-mails institucionales de la Biblioteca

8.  ¿Qué impacto ha tenido vuestra cuenta en la comunidad de usuarios?

Superó nuestras expectativas: Hasta el momento tenemos 1168 seguidores. Se atienden consultas sobre los servicios y se realiza referencia


9.  ¿Tenéis alguna forma de medir ese impacto?


Se toman estadísticas de las consultas que recibimos, se cuentan los click que se realizan en los links.


10.  ¿Qué consejos darías a otras bibliotecas en relación a twitter?


Que es una forma más de estar en donde el usuario nos necesita. Vale la pena abrir y mantener activa una cuenta en Twitter


Muchas gracias por vuestra participación.

lunes, octubre 31, 2011

Marshall Breeding y las tendencias en el mercado de los SIGB


En el último Congreso Internacional Innovatics, celebrado en Santiago de Chile los dias 25 y 26 de octubre de 2011, pudimos oir y compartir una visita a la ciudad con Marshall Breeding, y su presentación "Actuales y futuras tendencias en Tecnologías para Unidades de Información: una perspectiva internacional".  

Marshall Breeding es conocido por todos los bibliotecarios, pero mucho más por los que de alguna forma nos hemos tenido que plantear en un momento determinado de nuestra vida bibliotecaria, qué programa de gestión de biblioteca comprar, por donde van las tendencias en la automatización de bibliotecas, o si seguimos con este sistema que nos lleva por la calle de la amargura ;)

La presentación de Marshall en Santiago de Chile, con motivo del Congreso internacional InnovaTICs 2011, fue una recopilación de las tendencias actuales en cuanto a SIGB. Gran experto y conocedor de este mundo bibliotecario, su participación era muy esperada y él se esforzó por hacérnosla comprender mejor traduciendo parte de su intervención (que fue en inglés), a través de las diapositivas que presentó. 

Aunque el resumen de su intervención puede verse en la sede web del Congreso, aquí la tenéis: 

Bibliotecas de todo el mundo dependen cada vez más de la tecnología para apoyar sus servicios y actividades estratégicas. Una variedad de tendencias y desarrollos están en juego con el potencial de ofrecer nuevas oportunidades para las bibliotecas. Breeding describirá algunas de estas tendencias, con especial énfasis en la forma en que estas impactan en distintas regiones y países. La creación de servicios de "discovery = descubrimiento"  moderniza la forma en que las bibliotecas ofrecen acceso a sus colecciones y amplía el alcance de la búsqueda para incluir artículos de investigación y otros recursos con una fuerte atención a los conceptos de redes sociales. Sistemas de código abierto de automatización de bibliotecas, como ABCD, Koha o Evergreen presentan un desafío de los modelos de negocios y prácticas de desarrollo relacionados con el software propietario, quienes deben reducir sus márgenes de ganancia para competir, permitiendo que muchas bibliotecas accedan a tecnologías de automatización más avanzadas de lo que realmente les sería posible.

Más concretamente, fue muy interesante el panorama de los SIGB que dibujó. Comenzó diciendo que la tecnología en las bibliotecas depende de la propia situación económica de su zona y del interés y formación de sus usuarios. Así puso ejemplos como la Yonsei Samsung Library en Seoul, Corea, donde no hay limitaciones en recursos, y los propios estudiantes se encuentran inmersos en la tecnología, o la Universidad Tecnológica de Chocó, en la que la cultura es eminentemente impresa, y la infraestructura tecnológica está obsoleta. 

En sus referentes Library Technology Guides, Marshall ofrece noticias de actualidad, su propio blog, un directorio de bibliotecas y tecnologías que utilizan, el texto completo de muchos artículos sobre tecnología, las empresas y organizaciones que se dedican a la automatización de bibliotecas, así como utilidades sociales de su sitio web como RSS, twitter, etc. 


Marshall como sabemos es especialista en el mercado de la automatización de bibliotecas y cada 1 de abril publica su informe sobre este mercado basado en los datos que le ofrecen los proveedores y centrado sobre todo en America del Norte. 

La situación hoy dia es de aparición de nuevas fronteras, estableciéndose una nueva competición entre los proveedores para ofrecer alternativas a las bibliotecas tanto en sus sistemas de gestión interna como en interfaces de descubrimiento para sus usuarios, utilidades que cada vez más las bibliotecas están ofreciendo, ampliando las funciones clásicas de búsqueda y recuperación de la información hacía una mayor satisfacción en el usuario, mejorando continuamente su experiencia con la biblioteca. 

Como clave contextual, las bibliotecas están pasando de lo impreso a lo electrónico, en una transición continua, en la que las bibliotecas universitarias ven descender el número de sus préstamos de colección impresa, mientras que las públicas lo ven aumentar. Las bibliotecas necesitan mejores herramientas para que sus usuarios accedan a sus colecciones en distintos formatos. Tambien las tecnologías se encuentran en un proceso de transición con arquitectura basada en servicios, que van más allá de la web social, integrando estas aplicaciones sociales en la infraestructura básica de la biblioteca, pasando a la computación en la nube, el software como servicio, y una amplia gama de dispositivos móviles como los tablets, o los móviles. 

El usuario ha cambiado, sus exigencias son otras y aunque se considera alfabetizado digital, lo es menos de lo que cree. 

El énfasis se pone ahora en la gestión de la colección, más que en la creación de los registros, en que se compartan los metadatos para crear una base de conocimientos (WorldCat, Alma Community Zone, SFX Global Knowledgebase), en los avances hacia la web semántica y la apertura de los datos vinculados (AACR2 a RDA; MARC a RDF). 

El escenario de la automatización de bibliotecas ha cambiado: el SIGB sigue siendo el corazón de la infraestructura, pero el interés está puesto en los sistemas de descubrimiento, en herramientas que gestionen los recursos-e, ya que los productos con los que contamos actualmente no son muy populares. 

Las tendencias van hacia modelos cooperativos, que reducen los costes, iniciativas locales, el movimiento de SaaS /software como servicio), tanto en código abierto como propietario, llegando a la conclusión de que: La época de los SIGB independientes ya ha pasado. 

Denota un gan impacto de los sistemas en código abierto, de interés creciente en Europa, como Koha, implementado en muchas bibliotecas en todo el mundo, Evergreen, más complejo en la instalación y con funcionalidades más sofisticadas que Koha, y Kuali OLE, muy pensado para bibliotecas universitarias. 

Actualmente las bibliotecas se encuentran en una fase de reestructuración de su proceso de automatización: hay que reajustar la automatización a la realidad de cada biblioteca, el legado de los sistemas de reforzar los flujos de trabajo ya no está en sintonía con las prioridades de las bibliotecas, tampoco la asignación de personal que debe estar en sintonía con la colección. Los sistemas separados de gestión de la colección según el formato, no han tenido ningún éxito. 

Cada vez más vemos productos y funcionalidades que se basan en la computación en la nube aunque siempre van a depender del ancho de banda que se tenga. Suponen una mayor desvinculación de la tecnología local y sus dependencias. 

SIGB + ERM + OpenURL Resolver + la gestión de activos digitales, etc, es un muy ineficiente modelo. Es mejor tener una plataforma flexible capaz de gestionar múltiples tipos de materiales de la biblioteca, múltiples formatos de metadatos, con flujos de trabajo adecuado. 

Puede verse este gráfico de la presentación de Marshall Breeding, con el nuevo modelo de gestión de la biblioteca:



Para complementar este post, aquí está el video en el que Marshall nos explica por qué es bibliotecario y su trabajo actual.


Y la visión más desenfadada de Marshall, en la Piojera de Santiago de Chile, junto a Fernando G. Gutierrez. A vuestra salud!!


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...