lunes, junio 04, 2012

Piensa como una startup

La idea de renovar la profesión, nuestros cometidos, el papel que jugamos en nuestras comunidades está cada día más presente en los que escribimos, hablamos, conversamos. En estos días me han llegado unos documentos que inciden sobre la misma idea de la biblioteca como emprendedora y que quiero compartir con vosotros. 

El primero de ellos es un artículo de Brian Mathews (Virginia Tech), que titula “Think like a Startup: white paper to inspire library entrepreneurialism”A este artículo pertenece la imagen que encabeza este post, y que como ya se sabe, representa la curva de la adaptación a cualquier circunstancia, por parte de los distintos grupos de personas. Mientras que los retrasados estarán jugando con Facebook, los innovadores estarán experimentando con la impresión en 3D o construyendo servicios de visualización de datos.
Mathews insiste en este artículo en que no podemos seguir haciendo lo que ya hacíamos, ni buscar nuevas formas de hacerlo. Lo que necesitamos son ideas disruptivas, rompedoras, transformadoras, necesitamos un cambio de paradigma. 
Por ejemplo, no se trata tan sólo de modificar nuestro servicio de referencia o comprar libros electrónicos. Esto es más de lo mismo. Tendríamos que estar preguntándonos de qué forma vamos a dar soporte al aprendizaje, la docencia y la innovación en el siglo XXI. 
Necesitamos, como dice Mathews, telecopios en vez de microscopios, mirar fuera en vez de hacia dentro, y estamos tambien en la obligación de implementar nuevas ideas, o  en caso contrario, la biblioteca se encontrará al margen de la educación superior. 
La Biblioteca no debe imponerse limitaciones en su papel en el ámbito de la educación. Con nosotros o sin nosotros, está cambiando la naturaleza de la información y se imponen los nuevos modos de crear y compartir información.  
Para convencernos de que esto es así y no puede ser de otro modo, el autor enumera una serie de ideas que sostienen su teoría:  
  1. ¿Es demasiado importante la Universidad como para fracasar? 
Estamos viviendo momentos críticos. Incluso Harvard ha reducido el número de horas de apertura de la biblioteca y despidiendo personal. En este contexto surgen iniciativas como la fusión de Universidades: “University System advances on campus mergers". Tambien en el ámbito más cercano, vemos circular estas iniciativas de fusión de Universidades (Informe de seguimiento y evaluación de la Estrategia Universidad 2015). 
En el estudio se muestran iniciativas disruptivas como StraigterLine, UnCollege, y Udacity.
Aunque muchos de los servicios que las bibliotecas universitarias ofrecen son esenciales para la vida universitaria, sin embargo, en el artículo se muestran estos posibles escenarios: 
    • ¿Qué pasaría si los servicios para los estudiantes gestionaran los learning commons?.
    • ¿Si los servicios de investigación gestionaran los recursos electrónicos, las suscripciones bajo licencias de estos recursos, y la petición de materiales de investigación bajo demanda?.
    • ¿Y si los recursos de información están cada vez más en abierto, y no se necesitarán bibliotecas para adquirir o controlar el acceso a los materiales?. 
    • ¿Qué pasaría si a todos los estudiantes se les dieran lectores de libros electrónicos y una asignación anual para comprar libros, artículos y otros medios necesarios para sus actividades académicas e intereses culturales? Las colecciones serían personalizadas, bajo demanda, los recursos de aprendizaje instantáneos, y de por vida.
    • ¿Si los museos locales conservan las colecciones especiales de la biblioteca?
    • ¿Si los profesores asociados, los doctorandos, dieran la formación en el uso de las bases de datos, asesoraran a los investigadores y dieran formación en competencias informacionales?. Algunos ya lo hacen.
    • ¿Si los servicios TIC dieran soporte a los laboratorios de las bibliotecas, proxy y gadgets?. 
Algunas de estas situaciones son realidades desde hace ya más de 20 años. Las Universidades son entornos competitivos, los recursos son escasos, y la financiación también, y todos quieren expandirse, aumentar sus competencias. El Informe UniversiTIC 2011, descripción, gestión y gobierno de las TI, es un buen ejemplo de ello. 
Para el autor del artículo, en el futuro seguiremos trabajando como bibliotecarios pero no en una biblioteca física tradicional. Esta es la razón por la que debemos estar abiertos y centrarnos en lo que una biblioteca universitaria es y lo que la gente necesita que sea. 
¿De qué forma ayudamos a que los individuos de nuestra organización tengan más éxito?. 
Lo que desean nuestros usuarios es una búsqueda como la que le ofrece Google, la posibilidad de buscar en el interior de millones de libros, artículos y multimedia, interfaces que permitan un acceso inmediato a la información desde cualquier tipo de dispositivo, utilidades como Facebook, para compartir colecciones en comunidad, descubrir, construir y publicar contenidos y nuevo conocimiento, la movilidad por encima de todo. 

Estas son las necesidades de nuestros estudiantes y profesores, de la comunidad universitaria. 
Probablemente en un futuro, lo más importante no sea acceder a la información sino construir comunidad, conectar con la gente, comprometer a los estudiantes, asesorar a los investigadores, y avanzar en la producción de conocimiento. 
Es tiempo de innovar.

2.- Se necesitan innovadores. Este es el segundo punto en el que Mathews basa su razonamiento. Las (escasas) ofertas de trabajo bibliotecario, demanda un tipo de profesional que piense de forma innovadora, de forma diferente. 
Algunos de los términos que aparecen en las ofertas de puestos de trabajo en el extranjero, son estos: Entorno cambiante, cambian las preferencias de los usuarios, flexibles, adaptables, receptivos y propensos a nuevas ideas, etc. La innovación requiere de líderes que sean persistentes y que puedan cambiar el status quo. Quieren contratar a bibliotecarios que sean creativos para ofrecer nuevos modelos de servicios. No se puede esperar emprendedores en una cultura obsesionada por la tradición. 

3.- Que piensen como startup y de forma distinta. Los startup son esas empresas que se dedican a crear algo nuevo en condiciones de extrema inseguridad. Como está ocurriendo ahora con la biblioteca universitaria y su situación actual. No solo intentamos sobrevivir, también queremos transformar nuestra organización en un servicio viable para los estudiantes y profesores del siglo XXI. 
¿Qué podemos crear hoy que sea esencial para el mañana?
Es muy pronto para saber qué van a ser las bibliotecas universitarias en el futuro, pero si sabemos que no van a seguir siendo lo que son. Es momento de probar nuevos productos, servicios, y colaboradores. La biblioteca no es un espacio, una persona o un sitio web, es una plataforma para los estudiantes, los universitarios, los entusiastas por la cultura y para aquellos que quieran avanzar en el conocimiento. 

Una interesante iniciativa, a la que hace referencia la imagen que inicia este blog, es la impresión en 3D. Con el título “Las bibliotecas deberían ayudar a sus usuarios a crear", se están llevando a cabo iniciativas que podrían llevar el sello de “hecho en la biblioteca”. 

Para mantenerse relevantes, las bibliotecas deberían ayudar a sus usuarios a crear.  Cada vez es más normal que en las bibliotecas se enseñe a crear videos o podcast, (caso de la Biblioteca Pública de Huelva), y en algunas bibliotecas americanas vemos como también se enseña a crear juguetes y prototipos, con impresoras en 3D. La subcultura del hacer “maker” está imponiéndose en congresos y eventos, y las bibliotecas podrían servir como puntos de creatividad para sus comunidades comprando estas impresoras en 3D para sus usuarios (1800 $). 
Otra de las iniciativas que se barajan es la creación de talleres que asesoren a la comunidad a la autoedición en soporte digital y para la lectura en movilidad. 

4.- Aprende de los que triunfan. La mayoría de las startup fallan, por eso hay que seguir a los que triunfan. A partir de este punto, Mathews aporta una serie de ideas para llevar con éxito la empresa. 

5.- Construye, mide, aprende: la metodología. El objetivo no es desarrollar un producto acabado, sino evaluar y desarrollar continuamente el concepto, buscando la mejora continua en vez de aferrarse a un servicio que no funciona. Las bibliotecas de la Universidad del Estado de Carolina del Norte, utilizan la analitica web para estudiar la forma en la que sus usuarios demandan sus servicios y de esta forma están continuamente cambiandolos en función de las necesidades de sus usuarios. 

6.- Facilidad de uso, viable y que aporte valor. Estas son las tres características que debe tener un nuevo proyecto para que tenga éxito. 

7.- Las métricas son importantes, pero que no ahoguen la innovación.Necesitamos una cultura de la innovación, deberíamos imaginar qué tipos de herramientas y servicios deberían permitir que nuestros estudiantes fueran más productivos, tuvieran más éxito: en temas relacionados con la gestión de proyectos, recursos compartidos, herramientas de descubrimiento y filtrado, procesos de sintetización de la información, etc. 

Por ejemplo, el caso de Starbuck, cambiando una experiencia de usuario ordinaria en otra extraordinaria. Starbuck es un modelo de empresa que triunfa con unas técnicas de marketing 3.0, centrada en el usuario, que incluso han modificado la altura de los expositores de los mostradores para que no interrumpan la visión directa entre el cliente y el personal, para que no se interrumpa el contacto visual. 

8.- Una cultura estratégica, en vez de un plan estratégico. Somos la cultura de copia y pega, también los bibliotecarios. Copiamos lo que otras bibliotecas de referencia hacen, en vez de tener iniciativas y grandes ideas que cambien la forma en la que hacemos las cosas: vamos a entusiasmar a nuestros usuarios anticipandonos a sus necesidades, vamos a transformar la forma en la que sucede la investigación. Tendríamos que proponernos hacer mella en la universo. Y esto ocurre en todos los sectores. ¿Que pasa con la ALFIN? Una visión estratégica de la formación en ALFIN no es enseñar a usar las bases de datos, es construir una alfabetización basada en datos, visuales, espaciales, media, información y tecnológica, formar en competencias digitales, mediáticas (Media and Information Literacy, de la IFLA
¿Cual es el papel de la biblioteca más allá de ofrecer acceso a la información y espacios de estudio?
¿Como podemos impactar en los procesos de enseñanza y aprendizaje?
¿Como podemos ser colaboradores de los investigadores de sus proyectos de investigación? ¿Como podemos estimular la producción de conocimiento compartido?
Los responsables de bibliotecas deben aspirar a ser avanzados en sus ideas, emprendedores y centrados en las necesidades de los usuarios, y demostrar a sus organizaciones que desean llevar a cabo nuevas ideas aunque algunas no funcionen tal y como se habían planeado. 
La cultura del startup es una actitud, es papel de los bibliotecarios empujar las fronteras y buscar qué es lo siguiente que va  definir su profesión. 
Las bibliotecas son gente, no libros ni tecnología. Se trata de que nuestros usuarios obtengan lo que buscan, interactuando con todo lo que hacemos y ofrecemos. 

9. Telescopios en vez de microscopios, que nos lleven a ver el futuro, y por último, 
10. ¿Qué es lo siguiente que vamos a inventar? 

El artículo acaba con un resumen de las ideas desarrolladas:
  • Startups son organizaciones dedicadas a la creación de algo nuevo en condiciones de extrema incertidumbre. 
  • Ahora no es el momento de buscar nuevas formas para hacer lo mismo de siempre.
  • Lanzar una buena idea siempre es mejor que no poner en marcha la mejor.
  • No te limites a resolver problemas. 
  • La biblioteca es una plataforma, no un lugar, un sitio web, o una persona. 
  • Las bibliotecas necesitan menos evaluación de la calidad  y más I + D. 
  • Centrarse en la construcción de relaciones en lugar de la excelencia y satisfacción del servicio 
  • No te limites a copiar y pegar de otras bibliotecas: hay que inventar! 
  • Haz crecer tus ideas: construye, mide, aprende.
  • Repite y prototipa.
  • Planta muchas semillas, cultiva las que crezcan.
  • Aprovecha el espacio vacío.
  • Las buenas ideas son útiles, factibles y valiosa. 
  • Dale a las nuevas ideas un lugar para incubar. 
  • Dale a las nuevas ideas el tiempo suficiente para florecer. 
  • Dale a las nuevas ideas una manera de obtener financiación. 
  • Dale a las nuevas ideas  el talento que necesitan. 
  • Dale a las nuevas ideas tiempo para que fallen y después evolucionen. 
  • Renuncia a una idea nueva si no funciona
  • La innovación se produce ahí fuera, no cierres las puertas. 
  • La innovación es un deporte de equipo. Practícalo con regularidad. 
  • La innovación es desordenada. 
  • La innovación es disruptiva. 
  • Los verdaderos innovadores se ensucian las manos. 
  • Reclama formar parte de la empresa científica. 
  • Construir una cultura estratégica, no un plan estratégico. 
  • El espíritu empresarial es un imperativo cultural, no algo que sólo debería ocurrir en pequeñas núcleos de tu organización. 
  • Luchar para cambiar la profesión. 

Seguimos en esta misma línea, con el libro “The Entrepreneurial Librarian: Essays on the Infusion of Private-Business”, editado por Mary Krautter, Mary Beth Lock y Mary G. Scanlon. 
En este libro se comienza definiendo la idea de biblioteca emprendedora y cómo esta idea se contrapone a la imagen tradicional de biblioteca burocrática. En este libro se ofrece una recopilación de proyectos innovadores llevados a cabo por bibliotecarios que incorporan la innovación y el espíritu emprendedor creando nuevos servicios o inyectando innovación en los tradicionales. 
Algunos de estos bibliotecarios emprendedores, desarrollan e implementan innovadoras ideas dentro de sus instituciones y otros salen de la biblioteca e inician nuevos negocios que dan servicio al mercado bibliotecario. 
Se pueden leer algunas páginas de este libro en Google Books. 

Para terminar, quiero recomendar este vídeo de XIP, la red de innovación pública catalana, sobre la necesidad de innovadores. 


No nos queda otra salida..... 

6 comentarios:

Jesús Tramullas dijo...

Coincido con todo loque dices, pero ¿de verdad me tengo que creer que las bib. universitarias españolas (generalizo, por supuesto, sé que hay excepciones) son capaces de pensar y actuaren entornos de ruptura conceptual?

Nieves Gonzalez dijo...

Gracias por comentar, Jesús, y quiero responderte desde la experiencia de 30 años de bibliotecaria. Por supuesto que las bibliotecas universitarias españolas son capaces de pensar y actuar en entornos de ruptura conceptual. El problema no son las bibliotecas (sus bibliotecarios), sino los responsables de esas bibliotecas y la cultura de la organización, Universidad, de la que dependen. Una Universidad que sea capaz de reinventarse, facilitará que su biblioteca tambien lo haga. Un director de biblioteca que sea capaz de ver más allá, de tener visión, de pensar y actuar en ese entorno de ruptura, será tambien capaz de darle motivos, argumentos, y coraje a su equipo para que piense de otra forma.
Lo malo de todo esto que decimos, es que la creatividad y la innovación resulta difícil llevarla a cabo en momentos de crispación, descontento y malestar general como los que vivimos :(

Catuxa dijo...

Excelente post para remover conciencias laborales... además de agradecerte el resumen y traducción del artículo de Mathews del que tomo prestadas dos ideas:
-Planta muchas semillas, cultiva las que crezcan y,
- Necesitamos telescopios en lugar de microscopios...

Y si las bibliotecas universitarias están presciendo de sus servicios y reduciendo personal, imagínate que nos queda a las públicas... Sin duda el video que compartes tiene mucho que enseñarnos.

Nieves Gonzalez dijo...

Gracias Catuxa, por tu comentario. A mi me encanta lo de "telescopios en vez de microscopios"..., con lo que siempre nos ha gustado mirarnos el ombligo ;)

Paula Armijo dijo...

Me parecio muy interesante el ariculo y se aplica a todo orden de cosas en la vida que estamos viviendo se debe ser flexible e innovador en todos los trabajos si se quiere tener exito y adaptarse a las necesidades de los usuarios.

Nieves Gonzalez dijo...

Completamente de acuerdo, Paula, sobre todo cuando la competencia está ofreciendo productos o servicios mejores y más baratos (en sentido de rapidez, facilidad, mejor servicios).Véase Amazon, Google, etc.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...