Experto en biblioteca 2.0, o ver pasar el cadáver de tu enemigo

EBSCO está llevando a cabo una encuesta para dar a conocer las prácticas y usos de las redes sociales por parte de las bibliotecas europeas, cuyos resultados dará a conocer en la PreIFLA del 2010 (vía @Honorio Penedés). De pronto... como que todo encaja!! La nueva directora de la Biblioteca Nacional, Glòria Pérez-Salmerón, aparece definida en la prensa "experta en biblioteca 2.0", como uno de sus grandes valores. Las webs de las bibliotecas universitarias se llenan de iconos de la web 2 y hace apenas un año, la Biblioteca de la UPC pegaba el salto y se hacia llamar Bibliotecnica 2.0.
Pero no siempre ha estado tan claro ni tan bien visto que una biblioteca, sobre todo del entorno universitario, se sumara al carro de la web 2.0 e hiciera sus pinitos (o perdiera el tiempo según se mirase), creando y manteniendo blogs, wikis, chats, compartiendo sus producciones en flickr, slideshare, delicious, netvibes o youtube, o participando en la comunidad y dando formación en twitter, facebook, tuenti o secondlife.
Y quien no me crea, que busque en google por biblioteca 2.0. Andrés Pedreño se preguntaba en junio de 2006 ¿Llegará la web 2.0 a las bibliotecas?,
y en Fesabid del 2007, la mesa de los blogs en la biblioteca 2.0 tenía el frescor de la ilusión de los primeros años en democracia, y allí estaban todos, o casi todos, los que habíamos apostado por esta forma renovada (o nueva) de hacer las cosas en biblioteca. Pero todos esos que en su momento vieron claro que teníamos un horizonte distinto pero muy nítido ante nuestros ojos, tambien fuimos testigos de la poca credibilidad que reinaba en torno a los principios y herramientas de la web 2.0 aplicados a biblioteca. En resumidas cuentas, esas aplicaciones no se consideraban serias, sino más bien una pérdida de tiempo y energía que impedía la realización del verdadero trabajo de un bibliotecario. De esta forma, los blogs, las wikis, los chats, las cuentas en flickr o delicious o el perfil en tuenti, pasaban a tener la consideración de actividades seudoclandestinas, cuyos éxitos o fracasos había que sufrir en silencio...., a la espera de un mejor momento.
Pero ese momento llegó. Lo hemos visto al inicio de este post. No solo ser experto en biblioteca 2.0 es un valor para un profesional, sino que las webs de biblioteca se transforman y llenan de iconos de sitios y redes sociales en los que continuar la conversación con los usuarios. Los blogs que permanecían ocultos suben a la homepage de la biblioteca. Las publicaciones y cursos sobre bibliotecas 2.0 no dejan de aparecer por doquier y el mapa de bibliotecas españolas 2.0 sigue creciendo. Hemos llegado a ver pasar el cadaver de nuestro enemigo, la biblioteca 2.0 ha sido aceptada.
Sin embargo, necesitamos dar un paso más. Se espera que los que van adquiriendo experiencia con la práctica de la biblioteca 2.0, cuenten cómo les va, qué resultados están obteniendo, antes de que otros se lancen a las herramientas sociales. Muchos parecen decir: vale, acepto "pulpo", pero quiero evidencias. Se necesitan medios y métodos de evaluación del impacto de estas herramientas y aplicaciones en las bibliotecas. Es verdad que no pueden aplicarse los mismos criterios que aplicamos para hacer otras mediciones, que los indicadores de rendimiento no pueden ser los mismos, que hay que evaluar lo cuantitativo y lo cualitativo, que es muy dificil. Pero tambien es verdad que debemos hacer un seguimiento de lo realizado, tomarle el pulso a las aplicaciones, valorar su nivel de uso e impacto, establecer estrategias de marketing 2.0, planificar.
Y sobre todo, ofrecer esos resultados, mostrarlos, publicitarlos, mostrar evidencias del (aunque no obligatoriamente siempre) éxito obtenido.
21 comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la comunicación científica?

Unidades de bibliometría y bibliotecas universitarias (publicado en IWETEL)

Radiografía de un bibliotecario innovador @VEInformacion