Saber evaluar la información

Leyendo "Los vínculos entre la información y el poder en la sociedad actual" de Xosé Soengas, y la noticia de que Hollywood avisa: "Si España sigue con su 'cultura pirata' no venderemos más DVDs allí", creo que hay varios párrafos que se podrían resaltar del texto de Soengas y aplicar a esta amenaza.
  • Las interpretaciones y lo tratamientos inadecuados conducen a versiones que no se corresponden con la realidad (Durandin, G., 1995).
  • La libertad de información en democracia es un derecho constitucional, pero no todos los ciudada- nos tienen las mismas posibilidades de acce- so a los datos, ni todos los sectores dispo- nen de los mecanismos que permiten con- trolar la información.
  • Las nuevas tecnologías facilitan el acceso, el tratamiento y la circulación de los datos, y por ello favorecen la libertad de información, pero también suponen una barrera para aquellos ciudadanos que no tienen recursos o conocimientos para acceder a ellas y explotarlas adecuadamente. La concentración de los medios y la participación de las mismas empresas en los canales digitales a través de sociedades ocultas para burlar las normas de la libre competencia es otra de las amenazas importantes a las que se enfrenta la libertad de información
  • Una de las cuestiones más delicadas no es el control de la información, sino el uso de los datos que se obtienen de forma privilegia, o incluso ilegal (Matelski, M., 1992).
  • Los medios de comunicación a veces se convierten, voluntariamente o no, en canalizadores de mensajes intimidatorios o en vehículos de consignas que permiten adaptar o reorientar las respuestas de los sectores implicados, o incluso prevenir las posibles consecuencias (Fernández García, F., 2003).
  • El posicionamiento político de los medios refleja claramente las estrategias de los partidos y de determinados sectores económicos para controlar la información y orientarla a su favor (Muñoz Torres, J.R., 2002).
  • Entre los derechos fundamentales de los ciudadanos está recibir información veraz de un medio público. Y algunas de las decisiones que toman los directivos de los medios atacan premeditadamente este principio (Levinsky, S., 2002). A menudo se buscan fórmulas para ocultar aquellos puntos de vista que no interesa que trasciendan, porque pueden molestar o perjudicar a los responsables políticos.
  • Evitar la manipulación no es una tarea fácil. Lo primero es admitir que existe y conseguir definirla con rigor. Aquí nos encontramos con un problema importante, que es establecer métodos que permitan determinar desde un punto de vista científico si una información está manipulada
Todos somos responsables de una sociedad que no es crítica ni reflexiva, que no es consciente de la manipulación de los medios. Los bibliotecarios tambien, por varias razones: porque somos profesionales de la información y sabemos evaluarla, nos dedicamos a ello, seleccionamos la información que se ofrece desde las bibliotecas, llevamos aplicando criterios "científicos" para decidir su incorporación a nuestras colecciones desde toda la vida, estamos al dia en los recursos de información en cualquier formato, tenemos una misión formadora, hoy más que nunca y debemos luchar por garantizar el acceso libre y gratuito a la información.

2 comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la comunicación científica?

Radiografía de un bibliotecario innovador @VEInformacion

Unidades de bibliometría y bibliotecas universitarias (publicado en IWETEL)