Con imaginación todo es posible tambien en Navidad

Esto que se ve en la foto es una biblioteca típica de salón con libros, figuras decorativas y recuerdos que, este año, ha servido de escenario a un improvisado portal de Belén: unas ramitas de olivo por un lado, otras de acebo (creo), por otro, las lucecitas que no falten y un precioso misterio de recuerdo familiar. Sin embargo el más importante de los ingredientes ha sido y será siempre la imaginación. Con qué poco se puede montar un Belén tan espectacular como este, una inversión tan pequeña y ¡lo lucido que ha quedado!.
Os deseo un nuevo año lleno de IMAGINACIÓN que haga posible todos vuestros proyectos. Que no nos falte nunca la capacidad de imaginar.
2 comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la comunicación científica?

Unidades de bibliometría y bibliotecas universitarias (publicado en IWETEL)

Plan de marketing para bibliotecas