La industria de la información 2.0


Los protagonistas de la industria de la información se están sumando poco a poco a las tecnologías y redes sociales de la web social. Un reciente artículo en Library Journal así lo demuestra: "Information With A Twist: Vendors keep the party going with Web 2.0" de Carol Tenopir, Gayle Baker, & Jill E. Grogg ( Library Journal, 5/15/2008). Os ofrecemos aquí un resumen de aquello que nos ha parecido más interesante, teniendo en cuenta que todas estas ofertas tienen menos de 1 año.

Los proveedores de recursos-e y los bibliotecarios se esfuerzan por mantener relevantes sus servicios y productos, combinando los contenidos científicos de calidad con las aportaciones de los usuarios. Pero esto no es suficiente, y en este sentido están mejorando sus interfaces para hacerlas más intuitivas y que respondan a los intereses de los usuarios, incorporan nuevos contenidos e incluso realizan adquisiciones estratégicas (sumar, mejor que restar), todo lo necesario para asegurar que la fiesta de la industria de la información continúe.
Los proveedores de bases de datos tradicionales están aprendiendo de la Wikipedia y de Wikia a incorporar la participación del usuario sin renunciar a la calidad. Elsevier por ejemplo ha puesto en marcha dos proyectos de red social: 2collab, que da soporte a la colaboración científica y el filtrado de la información, y Scirus Topic Pages, para el debate científico sobre temas de interés (por ejemplo, si el Open Access incrementa las citas).
Otros proveedores como Readex, división de NewsBank, permite a los investigadores, profesores y estudiantes, compartir comentarios en sus materiales digitales a través de Crossroads.
Los investigadores en Nanotechnología, pueden reunirse e interactuar en el espacio web de la nueva revista ACS Nano, a través de ACS Nanotation; Taylor & Francis, ha incorporado un portal comunitario libre para los investigadores de la nanosciencia: NanoScienceWorks.org” y que mejora la base de datos NANOnetBASE y el Journal Citation Forum” de Thomson ofrece un espacio en el que debatir los métodos de investigación de citas.
ACS (American Chemical Society) ha añadido un servicio de alertas por email o RSS y WorldCat Local de la OCLC ofrece también la información sobre los fondos locales de la biblioteca en la búsqueda bibliográfica; las nuevas citas de CrossRef permiten a los blogueros verificar e insertar las citas con su Digital Object Identifiers (DOIs®).
En algunos casos, estos proveedores han tenido que cambiar su modelo de negocio, como le pasó a The New York Times, que abandonó su modelo de suscripcion "TimesSelect" por un acceso libre a los contenidos, o Financial Time que cobra en función del número de artículos vistos (los 30 primeros al mes son gratuitos).
IEEE (Institute of Electrical & Electronics Engineers), aunque mantiene su modelo de suscripción pero ofrece acceso gratuito a los artículos sobre alta energía física. Dow Jones Factiva tambien ofrece nuevas funcionalidades sin cargo, incluyendo un Newsletter Builder. Las revistas de BioMedCentral están en Open Access y ofrece una biblioteca de imágenes libres para descargar y usar. Thomson Healthcare's “PDRhealth.com” es también gratuito para los usuarios.
Otra de las estrategias usadas por estos protagonistas de la industria de la información es la incorporación de bibliotecarios. En este sentido CAS incorpora a su servicio STN un programa de formación de bibliotecas escolares, junto a los venerables programas de formación de Dialog y otros ofertados por Factiva, LexisNexis, Westlaw, OCLC, etc. Otra tendencia es facilitar el acceso a sus productos a los estudiantes de biblioteconomía y documentación de los diferentes centros de enseñanza. ProQuest por ejemplo contrata a estudiantes para que formen en el uso de sus herramientas en sus propios centros.
La mejora de las interfaces para que estén en mayor consonancia con lo que el usuario encuentra en la red, es otra de las estrategias. Los nuevos productos de ABC-CLIO para las bibliotecas escolares ofrecen una interfaz común para todas sus bases de datos con una funcionalidad que ayuda a los estudiantes a analizar los temas desde distintos puntos de vista.
Los contenidos multimedia incluidos en las bases de datos se están imponiendo: Algunos ejemplos son Factiva's “Listen to Article”, Dance in Video y Opera in Video, de Alexander Street Press, ficheros multimedia en los informes de Reuters, etc. Los libros electrónicos se están incorporando cada vez más, como lo demuestran la colección de libros electrónicos de Elsevier incorporada en EBSCO, netLibrary de OCLC, Ovid's Wolters Kluwer Health o los títulos de Brill Academic Publisher's scientific. Ebook Library (EBL) vende capítulos separados de libros mediante audiobooks, Ebrary está testeando el lector basado en Java y Cambridge University Press anunció que usaría EBL platform para su nuevo “Cambridge Ebook Collection.”
Los widgets que se autoinstalan en el escritorio del usuario final es también otra de las líneas innovadoras de los estos proveedores. ProQuest Search Widget Creator, permite que el bibliotecario cree el más apropiado según el perfil de los usuarios. El uso del móvil no es ajeno a todo esto, y editores como American Psychiatric Publishing's medical books o la Encyclopaedia Britannica ofrecen acceso a través de móviles.
Aunque las compañías dedicadas a la industria de la información se siguen preocupando por esta competición con los motores de búsqueda y los contenidos generados por los usuarios, muchas se están adaptando ya y luchando por extender sus contenidos y funcionalidades para hacer sus productos más competitivos. En este año, la prevalencia de la información científica y de calidad ha mejorado gracias a los contenidos multimedia, accesos vía móvil, sistemas de colaboración social, búsquedas empaquetadas, en resumen, al incorporar los principios y utilidades de la web social.

Comentarios

beltenebros ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
beltenebros ha dicho que…
En un entorno de manejo de la información, estas soluciones son aberrantes. El camino técnicamente simplificado que nos ofrecen sólo es un intento (aún no tan desesperado como el de las discográficas) de controlar el proceso de generación y difusión de la información.
NievesGlez ha dicho que…
Hola Javier, ¿te parece aberrante facilitar el acceso a la información?. Y ¿cómo definirías que el 98% de las búsquedas de información se satisfagan únicamente en Google, y solo un 2% a través de los recursos especializados que ofrecen las bibliotecas?
beltenebros ha dicho que…
Me parece aberrante la tutorización de las soluciones.

No bueno con buenos ojos el que se haga un enorme trabajo técnico para luego envolverlo en complejidad dárselo (vendérselo) a las bibliotecas. (lo de envolverlo en complejidad es el punto importante)

Lo de Google es otra historia, aun no tengo una opinion plenamente formada y recuerda que su lema no es "hacer el bien" sino "no hacer el mal"
Francisco ha dicho que…
Beltenebros, precisamente para deshacer la complejidad de las interfaces y de los programas trabajamos los Arquitectos de Información/Diseñadores de interacción. Ese trabajo es un valor añadido para el usuario y en cuanto a lo de venderlo a las bibliotecas quizá las bibliotecas y la biblioteconomía tenga que empezar a formar equipos y contratar a gente especializada en estos campos para optimizar sus recursos y para que no sean únicamente las empresas quienes "tutoricen" esas soluciones tecnológicas ¿no crees?

http://elprofesionaldelainformacion.metapress.com/app/home/contribution.asp?referrer=parent&backto=issue,1,14;journal,1,59;linkingpublicationresults,1:105302,1

Por otra parte, para reflexionar: ¿sería la actual Sociedad de la Información lo mismo sin Google o sin Microsoft?

Nieves, es impresionante el cambio profundo y acelerado que está sufriendo el mundo de la información. El debate del mismo debería estar a la orden del día en la profesion.

Un saludo cordial
beltenebros ha dicho que…
Saludos Francisco:

Trabajo en una biblioteca que se niega a reconocer que un informático también es un profesional de la información y que nos mira sólamente como personal técnico, ese es el sentido que tienen mis comentarios. Lo que observo es que la situación está estancada, ni los bibliotecarios se aproximan a los conocimientos técnicos (que realmente necesitan) ni integran personal informático seriamente. La solución planteada para resolver este problema en poco tiempo: huida hacia adelante, compremos soluciones hechas ...

¿Que ocurre con esto? Pues lo de siempre, que las soluciones hechas vienen de donde suelen venir , de donde hay más tradición-tiempo-dinero para crearlas y esto impide que se intente crearlas localmente....

Sobre Google y Microsoft estoy de acuerdo contigo, pero mi principal problema es parecido a esto:

Gmail funciona tan tan bien que esta acabando con la necesidad de mantener miles de servidores de correo por todo el mundo, y a la vez se estan dejando de formar miles de administradores de servidores de correo.
(léase blog,streaming,housing,etc,etc)

Pufff, y además el fenómeno es global, buscan los mejores para trabajar allí, después de andar un largo camino para deslocalizar lo que Microsoft hacía, resulta que Google vuelve a localizar el trabajo y la riqueza en USA...
NievesGlez ha dicho que…
Pero lo que dices es justamente al revés, las bibliotecas tienen que comprar soluciones hechas porque no tenemos informáticos (en la gran mayoría de las bibliotecas), que tengan tiempo para dedicarse a desarrollar estas soluciones. Eso fue lo que pasó cuando las bibliotecas comenzaron a comprar sus SIGB allá por los años 90. Y eso es justamente lo que nos está pasando ahora cuando queremos implementar servicios 2.0 y los insuficientes informáticos que trabajan en bibliotecas están muy ocupados manteniendo servidores. Casos como el de la
Universidad Carlos III
con informáticos que están creando sedes virtuales de la biblioteca en Second Life, no abundan, desgraciadamente, aquí en España. En otros sitios están mejor.

Entradas populares de este blog

¿Qué es la comunicación científica?

Plan de marketing para bibliotecas

El movimiento "Maker" en bibliotecas