Tipos de criticas a la web 2.0

Recientemente he tenido ocasión de verme inmersa en debates profesionales en los que se cuestionaba la web 2.0. No es la primera vez ni será la última. Toda la filosofía de la web 2.0 , esa actitud que supone un cambio en relación a lo que siempre se ha hecho y un desmonte de la idea tradicional de liderazgo, no puede dejar indiferente a la gente y favorece la polémica.
La introducción del libro de Don Tapscott y Anthony D. Williams, lo resume a la perfección:

A lo largo de la historia, las empresas se han organizado con arreglo a unos estrictos criterios jerárquicos de autoridad. Todo el mundo estaba subordinado a otra persona: los trabajadores a los directivos, los comerciales a los clientes, los fabricantes a los subcontratistas de la cadena de suministros, las empresas a la comunidad. Siempre había alguien o alguna compañía al mando, controlándolo todo, desde el nivel superior de la cadena alimentaría. Aunque las jerarquías no han desaparecido, profundos cambios en la naturaleza de la tecnología, la demografía y la economía global están propiciando la aparición de nuevos y potentes modelos de producción basados en la comunidad, la colaboración y la autoorganización, y no en la jerarquía y el control.

Sin embargo me ha parecido oportuno investigar un poco en las críticas que se hacen a la web 2.0 y he buscado por Internet. Y en este sentido creo que podríamos clasificarlas en tres tipos:
  • Críticas al término: Algunas voces críticas afirman que se trata simplemente de una palabra de moda, fruto del marketing, en tanto que otros la aceptan como un nuevo paradigma. No todo el mundo está de acuerdo con el término, hay quien piensa que se trata tan solo de la evolución natural, de nuevas tecnologías y herramientas que serán otras dentro de X años. No están de acuerdo con la versión 2.0 como ruptura con el pasado ya que para ellos es tan solo una evolución. Sin embargo para muchos es una revolución en la actitud y una imposición por parte del entorno que nos rodea. Las etiquetas y esta es una de ellas, son una convención que nos ayuda a delimitar campos semánticos y nos facilitan el saber sobre qué estamos hablando y en este sentido utilizamos la 2.0.

  • Otras voces son más críticas y se muestran en contra no solo del término, que podríamos considerar aceptable, sino con el contenido. En este sentido puede verse el artículo sobre Andrew Keen que publicó ABC las artes y las letras y comentamos en este blog. El grito de Keen es que todos esos aficionados de Internet se están cargando nuestra cultura, y así lo expone en un libro que está abriendo heridas por donde pasa: The cult of the amateur. Esta actitud me parece completamente rechazable. Probablemente si viviera en los inicios de la locomotora diría lo mismo. En relación a las críticas a la falta de control y rigor de los contenidos, no hay que olvidar que todo tipo de información que nos llegue en nuestras vidas hay que sopesarla con espíritu crítico y mecanismos adecuados de evaluación.

  • Por último, un tercer tipo de críticas proceden de los que siguen de cerca los avatares de la web 2.0, sobre todo en el mundo empresarial, y junto a las cosas positivas que aporta también describen argumentos contra algunas de las ideas recurrentes de la web 2.0: el mito democrático (cuando la realidad es que el público que realmente participa en la red es escaso), el mito de los nuevos negocios mediáticos ("dentro de poco tiempo parecerá que todo haya sido inventado por El País o El Mundo. Por el camino habrán quedado multitud de iniciativas más o menos ‘frikis’, que habrán servido como poco más que laboratorios para analizar lo que funciona y lo que no funciona"), el triunfo de los pequeños (con tantos buscadores especializados, redes sociales, etc. etc. es imposible conocer por ejemplo las iniciativas startup que hay en España: nuevos proyectos, ideas y desarrollos que gente innovadora pone en marcha. Ninguno de ellos encontrará la más mínima audiencia si no es recogido publicado en algún blog o periódico con una audiencia destacada). En este sentido creo que este tipo de críticas son muy constructivas y merecen una lectura y reflexión sosegada.
En resumen, creo en las potencialidades de los principios y herramientas de la web 2.0 y su aplicación a entornos docentes y bibliotecarios, y agradezco las críticas constructivas que buscan la reflexión, volver a replantearse las certidumbres, con un único fin, mejorar siempre el servicio que ofrecemos.

P.D. Interesantes los comentarios a este post Library 2.0 Debased de John Blyberg en
blyberg.net.

Comentarios

beltenebros ha dicho que…
No me gustan tus post porque son largos, densos y la mayoría de las veces te

obligan a leer otras cosas para comprenderlos plenamente...y me gustan por

exactamente las mismas razones (iba a echar un vistazo de 10 minutejos y

llevo más de media hora).

Bueno, veo que inauguras un tag de críticas a las 2.0, seré un fiel seguidor

de esta serie de posts.

Te comento sobre los tres puntos que has indicado sobre las críticas a la web

2.0:

1º Yo soy de los que el término 2.0 le da un poco de grima, en realidad es un

nombre efectista pero que no aporta nada, creo que es la evolucion natural de

la red y no se merece un nombre separado. Lo único es que estamos cambiando

el nombre de aplicaciones y servicios existentes de una u otra manera para

integrarlos en el navegador web. Hay pocos servicios que considere totalmente

nuevos, algunos serían Google Earth, Wikipedia y You Tube (pero ojo este

último depende fundamentalmente de factores técnicos de la sociedad más que

de la red, léanse cámaras de video y capturadoras de TV).

2º Totalmente en desacuerdo contigo. No todo el mundo tiene el suficiente

espíritu crítico como para discernir*. Con el tiempo aprendes a reconocer la

información que no es buena o al menos ves pistas para desconfiar de ella,

pero hace falta tiempo y no creo que todo el mundo se lo dedique.

3º Es el mismo problema anterior, sobre la calidad de la información, este

creo que se ve resuelto un poco por los blogs.

Había ideas que en su tiempo me parecieron buenas y que hoy ya no parecen

estar de moda como por ejemplo los anillos temáticos, en un anillo temático

había páginas que sólo trataban de un tema, el hecho es que todas las que

formaban el anillo actuaban como publicadoras y revisoras de contenidos. Ya

nadie revisa, todo lo más en los comentarios....

Hay más cosas sobre las que reflexionar y que en un primer momento no

parecerían ligadas, pero influyen más de lo que creemos:
* Software Libre
* Interfaz Hombre-Máquina
* Capacidades técnicas
* Evoluciones educativas

------
"Las computadoras son bicicletas para la mente"


* http://www.youtube.com/watch?v=QVbobdL3yi0
beltenebros ha dicho que…
En el post anterior el cortar y pegar desde el notepad me ha hecho una mala pasada.
Es que es incómodo escribir en esta ventanita tan chica la próxima vez lo reviso mejor.
Natalia Arroyo ha dicho que…
Estupendo resumen, Nieves ;-)
NievesGlez ha dicho que…
Gracias Natalia. Hay una idea que es tuya, "sopesar la información con espíritu crítico y mecanismos de evaluación", así que gracias por tu contribución al post.
Dídac ha dicho que…
En el apartado 1 creo que se incluirían tambien aquellas críticas de "antisistema" es decir, está de moda criticar lo que está de moda (curiosa paradoja).

Tampoco estoy de acuerdo con quienes dicen que en la web 2.0 no hay excelencia. Pasa como en la vida misma, la mayoría de las personas somos normales y sólo unos pocos son/sois excelentes y existen mecanismos de valoración. Si echamos un vistazo a ElPais.com veremos como las noticias más leidas tampoco son las más sesudas.

Ahora lo vemos como una evolución normal, pero creo que estas actitudes no siempre se han valorado igual. El punto de inflexión fue cuando la participación, la interoperabilidad, etc. se consideraron clave del éxito en un sitio web.

En todo caso las criticas son buenas, porque nos delatan debilidades y nos ayudan a clarificar las cosas. Creo.
NievesGlez ha dicho que…
Yo tambien creo, Didac, y suscribo tu comentario. Sobre todo en cuanto a las críticas, siempre útiles, primero porque te remueven del sitio y eso siempre es sano y segundo porque de todas se aprende.
Natalia Arroyo ha dicho que…
Me gusta esa idea que lanza Dídac, de hecho suelo usarla: los servicios de la web 2.0 son un claro reflejo de la vida social; las comunidades que en ella se forman (blogs, Twitter, wikis, redes sociales...) siguen las mismas reglas sociales que usamos todos en nuestras relaciones.
sfer ha dicho que…
Todavía no he tenido tiempo de leerlo, pero hoy ha llegado a mi conocimiento esta publicación online, y creo que os puede interesar echarle un vistazo, a raíz del tema de las críticas a la web 2.0.

Un saludo!
NievesGlez ha dicho que…
Gracias Sfer por el comentario. Este número de la revista First Monday merece una lectura reposada, sin duda!
Gracias y felicidades por vuestro blog Coleccionando principios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la comunicación científica?

Plan de marketing para bibliotecas

El movimiento "Maker" en bibliotecas